2006/11/29

TEXTO INVITADO: REFLEXIONES DEL EXCONSTITUYENTE 91 "TICO" PINEDA

Conociendo la enorme sensibilidad que siempre has tenido por los asuntos públicos y la angustia que te producen las sombras en medio de las cuales se encuentra transitando de nuestra amada Colombia, me atrevo a escribirte estas reflexiones con el ánimo de encontrar, colectivamente y hasta donde nuestra humilde inteligencia y posibilidades lo permitan, caminos para enderezar el rumbo.

Creo que la crisis que se ha desatado con motivo del llamamiento a rendir indagatoria a un grupo de congresistas acusados de promover grupos paramilitares, ni más ni menos, es la evidencia del fracaso del modelo contrainsurgente que surgió, por allá en el año de 1984, como respuesta al modelo de guerra conocido como el de “la combinación de las formas de lucha”.

El Estado, aferrado a la “teoría de la seguridad nacional”, respondió con una estrategia contrainsurgente bárbara con la cual, como dice el saber popular, “el remedio resultó peor que la enfermedad”. Primero, recordarás, fue el genocidio de la Unión Patriótica. De manera sistemática y selectiva, uno a uno, fueron asesinados los hombres mujeres de dicha agrupación política sindicados, por voceros políticos y militares del establecimiento, “de ser las bisagras de las FARC”, mientras que a los sobrevivientes se les obligó al exilio.

Luego, siguiendo la lógica de “quitarle el agua al pez”, se combinó la estrategia de implementar directamente obras sociales en las áreas territoriales de influencia de la guerrilla con acciones de asesinatos colectivos y operaciones militares de envergadura. Por una parte, la ejecución de obras de manera directa por parte del Gobierno Nacional (PNR), entre otras, pretendió sustraer del manejo de los recursos a las autoridades territoriales y a los políticos regionales con el argumento de ser “sospechosos de connivencia con la insurgencia armada”. Por otra parte, con la criminalización de la protesta social, con los asesinatos selectivos y colectivos, con las torturas y métodos bárbaros se pretendió disminuir la simpatía y apoyo social a la guerrilla. Dicha estrategia, en ese entonces, produjo un resquebrajamiento en la legitimidad de las Fuerzas Armadas y los primeros reclamos internacionales al Estado por violación de los Derechos Humanos.

Es ahí, en mi sentir, el momento en que la perversidad de la lucha contrainsurgente a “cualquier precio”, encuentra el resquicio y el ambiente político – militar propicio para encargar de la llamada “guerra sucia” a grupos de justicia privada financiados y apoyados por ganaderos, comerciantes y víctimas del secuestro por parte de la guerrilla e integrado por exmiembros de las Fuerzas Armadas sancionados por violación de los Derechos Humanos.

El monstruo empieza a adquirir autonomía cuando el aporte económico no es suficiente para el sostenimiento de la guerra. Encuentra entonces el paramilitarismo la fuente del narcotráfico y de lucha fundamental contrainsurgente se pasa al control territorial de rutas y laboratorios para el procesamiento de cocaína. Grandes ganancias y crecimiento del poder armado llevó a los protectores del poder político y económico territorial a trastocarse en poder avasallador.

El paramilitarismo narcotraficante, en primer momento, penetró las estructuras económicas, sociales, políticas y militares territoriales y, luego, amos y señores en el ámbito territorial, en el fracaso de los diálogos de Pastrana con las FARC y la propuesta de “seguridad democrática” y “Estado Comunitario” de Uribe sumado a la lucha antiterrorista internacional, encontraron el terreno propicio para el diseño de la estrategia de la toma del poder nacional y consolidación del poder territorial. Primero: reincorporación, legalización de las riquezas y neutralización de la extradición. Segundo: Consolidación, supuestamente legitima, del poder territorial. Tercero: Penetración del aparato del Estado. No es extraño, entonces, que el proyecto político que suscribieron algunos congresistas con el paramilitarismo se haya denominado “Movimiento Nacional Comunitario”.

¿Era sostenible un proyecto de tamaña envergadura? Por supuesto que no. Por una parte porque la comunidad internacional, esencialmente el socio comercial y político militar fundamental, los Estados Unidos, no puede permitirse el lujo, en las circunstancias internas y de correlación de fuerzas, de ser socio de un Estado “capturado” por el narcotráfico y violador de los Derechos Humanos. En igual sentido, Europa, miembro del Tribunal de Roma, le es inadmisible un Estado controlado por hombres y mujeres sindicados de ser responsables de cometer delitos atroces o crímenes de lesa humanidad. Por otra parte, aunque se pretenda imponer el discurso de que “en Colombia todo el mundo es bandido” o que “la oposición tiene las manos manchadas de sangre” o “todos tienen rabo de paja”, lo que se está demostrando es que aún quedan reservas con la suficiente autoridad ética y moral en sectores políticos, sociales, judiciales y militares que no se resignan a ser parte de un Régimen indecente como el actual modelo imperante.

Entonces, insisto, la crisis por el llamamiento de la Corte Suprema a los congresistas implicados en el paramalitarismo, las investigaciones de la Procuraduría y de la Fiscalía son la evidencia del fracaso del modelo contrainsurgente de ganar la guerra al costo que sea.

¿Qué hacer? En primer lugar la VERDAD. Pero la verdad para una profunda rectificación del rumbo de la Nación. La verdad para establecer las responsabilidades que de ella se deriven y aplicar justicia (doméstica o internacional). La verdad, como lo dijo el asesinado Álvaro Gómez Hurtado, para “tumbar el Régimen”. La verdad para dignificar el ejercicio de la política y adecentar la democracia. En segundo lugar, la reparación de las víctimas. Desde las víctimas de la Unión Patriótica , aceptando y admitiendo la responsabilidad del Estado en el delito de genocidio, hasta las más recientes producidas por el paramilitarismo. No importa cuan encumbrado se encuentren los responsables ni a que familias o sector social, político o económico pertenezcan. En tercer lugar hacer efectivo el sentido social defendiendo el orden jurídico democrático.

“Un perdón y olvido”, “un punto final” atropellado, aunque no sea la intención, puede llevar a una crisis mal resuelta. Y, una crisis mal resuelta, ello será motivo de otra reflexión, sin lugar a dudas es dejar el caldo de cultivo en el que, más temprano que tarde, renacerá el ciclo de escándalos y recriminaciones futuras.

Creo que la crisis, excusa el tono gransciano, es la oportunidad para que florezca un “Bloque Histórico” que se imponga la inaplazable tarea de restaurar la Dignidad Nacional , entendida como la instauración de un Régimen político, militar, social y económico limpio de corrupción y de la ingerencia armada ilegal. Un Estado social de derecho soportado por un Régimen con la suficiente autoridad para erradicar el narcotráfico y resolver, por vía preferente del diálogo o por la derrota militar, el asunto de la lucha armada a la que, a pesar de ella misma, le encuentro algunos resquicios de naturaleza política.

Ese Bloque Histórico al que te hago referencia, aunque su dirigencia aún no lo haya pensado, está en la obligación de expresarse en el debate electoral del próximo 2007. El espacio que deja la denominada “narcoparapolítica” debe ser copado por expresión del Bloque Histórico o corremos el riesgo de que dichos escenarios sean copados por más de los mismos “reencauchados” o por otros actores armados llámense ellos nueva generación narcoparamilitar o por la renovación de la estrategia guerrillera conocida como la “combinación de las formas de lucha” o la infiltración con “partidos clandestinos”. El resultado: un nuevo escándalo por infiltración “narcoguerrillera”.

Pero bueno: ¿Quién o quienes convocan? ¿Cuándo es oportuno hacerlo? ¿Quienes asumirían los liderazgos territoriales? ¿Es posible superar los “ismos” y las alambradas partidistas para resolver la crisis? ¿Es viable un régimen de partidos en la crisis? ¿Está deslegitimado el Poder Legislativo que amerite su cierre? ¿Está implicado el Poder Ejecutivo en cabeza del Presidente Álvaro Uribe? ¿Cómo se resuelve la crisis en la compleja y diversa realidad territorial? Sinceramente, aún no alcanzo a descifrar las claves para responderme los anteriores interrogantes.

Lo cierto, te lo expreso de todo corazón, es que muchos, entre ellos me cuento y te cuento, estamos convocados para asumir el reto de señalar caminos de superación de la crisis aunque ello implique, en un país lleno de rencores y desquites, correr riesgos. Me asiste la certeza de que no seremos inferiores al reto que los momentos de nuestra historia nos impone.

Con sentimientos de afecto y respeto,

Tico Pineda


P.D. Ah! Me dirás que hace falta un comentario sobre la Asamblea Nacional Constituyente que, por la audacia de la juventud de entonces, se habilitó como escenario para la resolución de la crisis y consolidación de la paz aperturada por el M-19. Desgraciadamente, así lo señalan todos los indicios, el escenario Constituyente de 1991 fue infiltrado por la guerra y el narcotráfico. Ello, para alguien que como Yo le correspondió ser Delegatario, produce desazón y descorazonamiento. Sin embargo, sin pretender poner el “espejo retrovisor”, es necesario que aflore la verdad sobre los acontecimientos y responsables de la infiltración guerrerista y “narca” en la Constituyente. La llamada “guerra integral” inauguró el escenario el 9 de diciembre de 1990 con la “toma de Casa Verde” y el narcotráfico untó las manos de algunos Delegatarios para interferir la decisión sobre la extradición. La verdad de lo acaecido en la Asamblea Nacional Constituyente, aunque nos duela, es un paso necesario para adecentar nuestra Carta Política. Las actuales y futuras generaciones así lo reclaman y debemos darnos la “pela”.

2006/11/28

2006/11/27

La verdad ...el camino a una sanación nacional

Sr presidente, ¿cuál verdad?

Germán Guzmán Campos, aquel "Monseñor" quien liderara en los 60's, al lado de Orlando Fals Borda y de Eduardo Umaña Luna, la Comisión de la Verdad de esa época; publicó en 1968, uno de los tomos del informe de la comisión, denominado "La Violencia en Colombia" "parte descriptiva", en el aparte "Tanatomania", describe -en detalle- la barbarie a la que asistimos (¿asistimos?), en aquellos años.

Un breve resumen serían Las Torturas: La escalera; El Cuartito; El tubo; El Vaso de Agua; El tramojo; El trote; La compañía; El Polo. Las consignas: "Picar para tamal", "Bocachiquiar", "No dejar ni la semilla"; Los Cortes "de franela", "de Corbata", "de mica", "francés", "de oreja", sumado a otras modalidades: el descuartizamiento, la antropofagia –para los enemigos-, el empalamiento, "arrojar gentes (vivas) de aviones militares" –especialmente en los Llanos- , el despeñamiento –arrojar personas vivas a abismos-, los crímenes sexuales, la violación simultánea, la piromanía, los genocidios (El Líbano: 1.500/4.000 asesinados –sí, entre mil quinientos y cuatro mil -, Ceilán 150, Belalcazar (Cauca) 112, El Turpial 96, Cabrera 95 asesinados, entre algunas, en diferentes fechas entre 1949 y 1959, pero efectuadas en pocas horas o días cada una) ( págs. 80 y 325-339). (…todavía no habían inventado las Motosierras…) 

En esos años, se da el decreto 0328 de Noviembre 28 de 1958, que si bien desde diversos campos fue censurado, ordenó la suspensión de las acciones, procesos y sentencias penales a personas vinculadas a lo acaecido, pues fue ampliamente abalado por los directorios liberal y –especialmente- Conservador. Ese, tal vez, desde mi punto de vista, fue el peor error histórico del siglo XX. Tal vez es "el momento en que se jodió Colombia" que coloquialmente buscaron algunos en los 80's de ese siglo.

Las guerras, son terrible, espeluznante, humanamente "normales"…ello parece que lo entendió la humanidad desde finales de los 40's del pasado siglo cuando entendió que había que crear un Derecho Internacional Humanitario…porque, en el fondo, los tratados internacionales asociados a las guerras -que existen desde hace mucho, baste recordar el tratado "de Gentes" entre el pacificador Murillo y el libertador Bolívar en nuestra independencia (de España…)- lo que buscan es reconocer eso: que somos "gente", que a pesar de la guerra, somos "gente", somos "humanos"…

Entonces se necesita la verdad, pero no se necesita la verdad para entender una acción armada entre actores armados los cuales terminan hiriéndose o matándose en un combate –relativamente- equilibrado. No, porque eso es la guerra y cualquier guerrero(a) o militar sabe que está expuesto a esa muerte.

La verdad que se necesita es toda la verdad asociada bien a cuando el rival ha quedado indefenso: desarmado o herido y especialmente la verdad que se necesita es la verdad asociada al atentado o al crimen contra los civiles: es decir a aquellos que no poseen armas desde el comienzo hasta el final de la situación. Porque esa es la verdad que se necesita?. PORQUE ES LA QUE LA DIGNIDAD HUMANA UNIVERSAL DEL SIGLO XX Y XXI IMPONE.

Hoy, no se puede volver a cometer el error que cometimos hace 50 años y que generó los hijos del monstruo de la impunidad que nos ha arrasado –agigantado por los dineros del narcotráfico- estas décadas. Aquí, a pesar de que cierto psiquiatra diga que podemos enloquecernos con la verdad o cierto Ministro tenga el atrevimiento de cuestionarnos "qué hubiera pasado si hubiéramos sabido la verdad de la violencia liberal conservadora" (¡por Dios!); necesitamos saber quiénes fueron los actores materiales y ESPECIALMENTE LOS INTELECTUALES de la barbarie. Y mis amigos demócratas dentro de las fuerzas armadas y la policía, activos o inactivos, así como mis amigos demócratas desmovilizados del M-19, del EPL, del PRT, no tienen por qué temerle a esa verdad: ella es el camino a una sanación nacional.

Ahhh…y "leyes de punto final", sí, es posible: igual, como en Argentina, en unos años tendrán que rendir cuentas. Además una cosa es la verdad, y otra cosa es la justicia, y otra la reparación: Arranquemos con lo más dignificante: ¡la verdad!. 


(Bogotá, 27 de Noviembre del 2006)

2006/11/20

TEXTO INVITADO:
FERNANDO GARAVITO, ENTRE EL SILENCIO Y LAS PALABRAS

HOMENAJE “UNA CITA CON LA LIBERTAD”.
MENSAJE DEL OFERENTE EDISON MARULANDA PEÑA
Pereira, 16-11-2006

El periodista de New Yorker, Jon Lee Anderson, para hacer un perfil de ETA recogió diferentes fuentes, una de ellas es el escritor y columnista de El País de Madrid, Fernando Savater. “Durante cinco años Fernando Savater ha permanecido en lo que él ha denominado un ‘exilio interno’. Ha sido declarado blanco de asesinato por parte de la ETA (Euzkadi Ta Azcatasuna, Patria Vasca y Libertad), el grupo separatista que ha estado llevando a cabo asesinatos políticos desde 1968. Los ataques de ETA contra sus críticos han sido brutales y en España cerca de 750 personas se encuentran bajo el mismo tipo de protección policial que Savater” (revista Gatopardo, No. 12, abril de 2001, pp. 40-7).

Recientemente el periodismo del mundo libre fue sacudido por el asesinato de la reportera y analista política rusa, Ana Politkovskaya. Era corresponsal del periódico Novaya Gazeta. La prensa ha dado cuenta de su valiente labor, incluida su implicación como mediadora durante la toma de rehenes en el teatro Dubrovka. Cuatro (4) libros publicados en español: Terror en Chechenia, Una guerra sucia, La deshonra rusa y La Rusia de Putin, nos permiten entender el complejo conflicto de estas naciones y la infatigable búsqueda de la verdad en medio de las guerras de independencia de Chechenia; comprender la razón por la que a Ana Politkovskaya, se le consideraba como “la conciencia moral de Rusia”. Se presume que la causa de su muerte ha sido la persistencia en contar historias de la gente del común, que desenmascaran al tenebroso régimen del presidente Putin, las arbitrariedades del ejército ruso contra la población civil, de las que también son víctimas los jóvenes soldados que prestan el servicio militar obligatorio.

Alguien dirá –y con razón- que no tenemos que ir tan lejos para encontrarnos con el drama que envuelve a hombres y mujeres que han elegido ser fieles a un oficio, una misión, una idea, una convicción, o, simplemente, viven –vivían- en sitios del territorio colombiano donde se libra la guerra que nos torna en noticia truculenta de primera página y de titulares de los medios audiovisuales del planeta.

Está claro, entonces, que hoy no sopla el viento a favor de las libertades individuales tales como la de pensamiento y de expresión en todos los lugares del mundo. Ni siquiera en los Estados Unidos tras los ataques del 11 de septiembre, donde las restricciones del gobierno a cierto tipo de información (léase imágenes) y la autocensura de algunos medios pusilánimes son un virus que ha infestado una sociedad libre, aquella que se preciaba de vivir en “el reino de la libertad”.

Colombia a menudo recibe cuestionamientos de organismos internacionales en relación con este mismo problema. Desde hace décadas, se planean y ejecutan campañas de exterminio contra grupos políticos; contra seres desolados que de forma fría llamamos indigentes o de manera descalificadora “desechables”; también se amenaza y se elimina a periodistas y académicos, sindicalistas y promotores de los derechos humanos, artistas y estudiantes universitarios, entre otros. Aquí, las palabras igualdad y libertad se han escrito y se escriben con ríos de sangre, mientras la tinta se utiliza a menudo en los sellos.

Asimismo, hay otras víctimas, sin abolengos, con un denominador común: sobrevivían en la pobreza. Se trata de gente anónima que algunos quieren reducir a meras cifras de masacres, un dato, una fecha que apenas roza la memoria, nuestra memoria de tan corta duración.

Hasta que irrumpe alguien, empeñado en atraer la atención sobre estas historias, con nombres y rostros, actividades y sentimientos, frustraciones acumuladas y placeres apenas soñados. En medio del sopor colectivo, alguien nos arroja a la cara palabras ensangrentadas desde una columna semanal. Son palabras como Mapiripán y Necoclí y Tamborales y Dabeiba y Encimadas y Barrancabermeja y Uribia y Bojayá y Portete y El Salado y Colosó y Maríalabaja y Macayepo y Chengue. Todas estas, que solían ser palabras sonoras, significativas y hermosas, que olían a vida simple de gente esforzada, ya no podrán serlo jamás, jamás, nunca más. Porque hoy estas palabras condensan todo el terror, todo el dolor, toda la tristeza de los colombianos y las colombianas, que todavía esperan justicia, verdad y reparación…

Alguien que escribe, que conoce a fondo el oficio de escribir, como Fernando Garavito, el hijo del hogar decente y pobre de un maestro y una maestra, se interesa en visibilizar la tragedia de los “sin nombre”, que ya son muchedumbre; en explicar las raíces de nuestra crisis ética, se empeña quijotescamente en derruir a golpes de palabras portadoras de denuncias y de análisis, de contextos y de hechos, todos los mitos del poder representado en una tríada: la política, los grupos económicos y los medios de comunicación. Y lo intenta como escritor público, ejerciendo el periodismo de opinión, por el que optó en el epílogo de su vida periodística.

Es pertinente recordar su concepción del ejercicio del periodismo escrito, que no es sacada de ningún manual, sino que brota de una vivencia reflexionada. “Durante treinta de mis treinta y cuatro años de periodista traté –nos dice en el texto EL COMIENZO DEL FIN, de tono autobiográfico- de ser sólo un obrero de la palabra, respetuoso de la información y de los mecanismos para depararla. Nunca abrigué ambición alguna, y mi desvelo permanente fue mi lector, jamás mi billetera. Durante ese período los medios se derrumbaron, porque no lograron entender que ellos se deben no al capital que alguien invierte sino al más anónimo de sus usuarios”.

Se diría que toda su vida ha sido una apuesta, más que por el periodismo, por la escritura como un fin mayor; su relación con la literatura es un amor no resuelto que él ha problematizado en sus lucubraciones, desde que “el periodismo abrió sus fauces y me devoró –y me trituró- para siempre”. Por esto tras meditar una y otra vez en ella, concluye que “la escritura, se sabe, es una sed, una llaga que no acaba nunca de curarse”.

Fernando Garavito tampoco exime de responsabilidad a los escritores y cierto tipo de escritura que hoy está en boga, en lo que atañe al desbarajuste nacional, o la “hecatombe”, retomando una de las palabras rotundas que él suele usar. Y fustiga, sin vacilación, porque el lenguaje no es inocente. En un ensayo extenso titulado “María Mercedes Carranza, toda la tierra sobre ella pesa”, (prólogo del libro de Alfaguara con la obra completa), además del estudio profundo, del conocimiento de la poesía de diferentes épocas y lenguas y sus cultores, de arriesgar una tesis sobre la poesía de Carranza, Garavito reflexiona sobre el rol de los escritores colombianos de hoy, con su estilo que alberga la sinceridad, la fuerza expresiva, la claridad del razonamiento, todo aquello por lo que se le abomina o se le admira.

“Dentro de ese conjunto de iniquidades y de torpezas, es usual que los escritores dejen de formar parte de la resistencia y se trasladen, con sus bártulos de palabras y de adjetivos, a la acción política que no conduce a parte alguna. Escritores de izquierda, escritores de derecha, escritores de centro, que por ese sólo hecho dejan de ser escritores. Si hay un tercero excluido por antonomasia, ese tal debe ser el escritor, que no es ni víctima ni victimario y cuya única tarea es la de optar por la vida. Pero, desde hace mucho, los escritores colombianos de cualquier pelambre y condición (y generación) dejaron de optar por la vida y pasaron a optar por el mercado. La venta determina su calidad. Como en las telenovelas. Y la venta, a su vez, es determinada por el gesto. En ese derrotero la ética resulta lesionada. El oficio del escritor es escribir desde los meandros de la conciencia común, sobre aquello que hace de su época un instante único en la historia del hombre, y ubicar su yo individual dentro de ese instante, como un elemento valioso para el propósito de aportar luces y sombras al proceso colectivo. Pero el mercado lo ha lesionado todo. Cada uno de los libros que se escriben como nuevos factores de ese juego macabro, termina por ser un salto al vacío, dentro del cual la literatura deja de ser literatura y pasa a ser o banalidad o panfleto. No es una regla invariable, claro está. Pero algo va del García Márquez que escribió El coronel no tiene quien le escriba, al que memorizó un país que no es el nuestro (que no fue el nuestro) en Vivir para contarla. Y algo de La cárcel, de Jesús Zárate, a las ligerezas peso pluma de Rosario Tijeras, la deleznable novela de Jorge Franco”.

Ahí está el talante del hombre crítico. Y en Colombia, la crítica, ya lo sabemos, es un ave exótica que incomoda a las aves nativas, por no decir al resto de nuestra fauna. “Cuando a la crítica se le adicionan elementos que sobrepasan el simple y llano territorio intelectual (odio, amor, amistad, fastidio), la pobre siente que le ponen zancadilla”, sentencia de Garavito con tono de aforista (“Ballet es Welton”, El Espectador, 10 de diciembre de 2002).

Me parece escuchar una de esas voces que siempre salen al paso descalificando a quien cultiva la crítica: “es que no es propositivo”, señala ese hipotético contradictor, para rehusarse al debate. Pues, Fernando Garavito, si ha presentado una propuesta seria. Se trata del lenguaje, sin el cual no es posible construir sujeto, país, ciudadanía, democracia o la esfera de lo público.

¿País? Y así llegamos al tema que es una obsesión de este escritor desterrado. Incontables son los textos y artículos de su producción intelectual dedicados a mirar y a pensar El País. Y uno se topa, por ejemplo, con el libro EL VUELO DE LAS MOSCAS. Ahí está una rica gama de comentarios, de reflexiones, de análisis sobre Su Gran Tema (con mayúscula). Los siete capítulos y sus títulos son una constatación de lo dicho: El país que fue, una oportunidad para el amor; El País que es, henos aquí pensando; El País que no es, historias con el mago de Oz; El País de ellos, de pipiripao; El País que no será, jaula y macacos; El país que será, después del teatro; El país del silencio, estar corderos.

Para la escritura, como para cualquier tipo de creación, es imprescindible la libertad individual. Digamos entonces algo más al respecto.

El pensador judío-inglés Isaiah Berlin, en “Cuatro ensayos sobre la libertad”, en la última parte del texto, donde se ocupa de examinar el aporte de John Stuart Mill a la reflexión sobre la idea y el valor de la libertad individual, plantea una pregunta: “Qué precio es justo pagar por el gran bien de la libertad de expresión?” Y Berlin, dice de inmediato, “sin duda alguna uno muy caro; pero ¿sin límites? Y si no, ¿quién dirá qué sacrificio es, o no es, demasiado grande? Mill continúa diciendo que una opinión considerada como falsa puede ser, no obstante, parcialmente verdadera porque no hay una verdad absoluta sino solo diferentes caminos hacia ella”.

El tema da para una fecunda discusión y ya se sabe que alrededor de esta idea se alinean dos bandos. Los defensores fervorosos frente a los antagonistas irreductibles de la libertad individual. Acerca de estos últimos señala Karl Popper que “los enemigos de la libertad han acusado siempre a sus defensores de propósitos subversivos. Y casi siempre han logrado persuadir a los cándidos y bien intencionados”. No puede negarse que la otra cara de la libertad es la responsabilidad. Pero también hay que aceptar la mayoría de edad del ciudadano(a) para, como diría Kant, atreverse a pensar por sí mismo, que significa “un pensar libre de prejuicios”.

A los colombianos nos cuestan demasiado dos cosas: 1. Salir de la minoría de edad, esto es, superar la incapacidad de servirse del entendimiento, sin la guía de otro; 2. Respetar el derecho humano a la libertad de pensamiento y de opinión de quien decide “pensar por sí mismo”. De otra parte, la obra de Fernando Garavito, que reúne ensayos, poemas, periodismo literario y de opinión, biografías, perfiles, libros inéditos de literatura y que están en su famoso “ridiculum vitae” –les doy una primicia- será nutrida por dos nuevos títulos que se publicarán el próximo año, en una editorial de Bogotá. Se trata de una antología de Juan Mosca, en la que anuncia la muerte del bicho, y otra con una selección de textos inéditos suyos que plantea su resurrección literaria después de varios años de silencio. El de Juan Mosca –su alter ego- se llama "Tentación de lo efímero", y el que firma Fernando "Banquete de Cronos". Ofrezco en nombre de sus lectores y lectoras de Pereira, de todos los que asumimos la democracia como un modo racional de convivir, este cálido homenaje, realizado con la convicción de que su obra tiene el mérito de poder resistir varias lecturas; también por su valiente acción de decirnos verdades como el contubernio entre política y paramilitarismo, desde hace años arriesgándolo todo, y que hoy la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la Nación, están corroborando. En Pereira todavía existen la solidaridad y el amor por la libertad…Esta noche han reverdecido estos valores gracias a ustedes. MUCHAS GRACIAS.