PORQUE ESTOY CON MARTA ELENA
la confianza que inspira la decencia
foto del autor: Parque del Cafe. Quindio, Colombia.
Por decente. Punto. He seguido la carrera de la Dra Bedoya Rendón desde la Asamblea departamental. Recuerdo verla haciendo un casa a casa, de esos que les enseñó Botero en su campaña cívica de 1997, en la época en que “no la conocía nadie” y logró derrotar en una encuesta al exgobernador y exalcalde, mi amigo personal, Ernesto Zuluaga. Tal vez no la conocía nadie por algo muy sencillo: es una mujer prudente. Tal vez sabe que el que poco habla poco hierra, que es mejor pensar y actuar que pensar sobre la actuación ya hecha.

Luego me la volví a encontrar en una conferencia propiciada por “Pereiranos por la Paz” (link) donde presentamos nuestra investigación Violencia Homicida al fin del milenio, el caso Pereira, 1990-2000 –disponible en la biblioteca de la http://www.utp.edu.co/ - . Allí, la ya electa alcaldesa llegó, sóla –es una característica anti-política de ella: pocas veces anda rodeada de esas cortes con que andan los políticos tradicionales- saludó, se sentó, y se dedicó a tomar notas; su atención, al parecer se centró en dos puntos: los datos que revelaban la urgencia de actuar sobre el antiguo sector de la galería de Pereira al que denominábamos “el cuadrante de la muerte” pues de lejos dadas las novedosas estadísticas -2000- lo ponían como el más violento de la ciudad y a la vez la propuesta de ejercer el liderazgo judicial en las noches, pues, estadísticamente, la violencia se disparaba en esas horas. Ambas propuestas fueron puestas en práctica en su mandato. Los chismes dicen que estuve en el “sonajero” de los Gerentes de Seguridad de su administración: nunca lo confirme.

Seguí en la Dirección Ejecutiva de Pereiranos por la Paz, y ante unas invenciones absurdas de esos “enemigos agazapados de la paz” de los que se habla desde Belisario, esta vez desde Armenia (…) obtuve su solidaridad y firmeza. Después, una situación disparatada, degenerada en los labios de cierto concejal, nos distanció. Entregué Pereiranos en Noviembre del 2001. La ví gobernar con más aciertos que errores: su atención al aseo de la ciudad fue permanente, su cuidado con el presupuesto del municipio la llevó a denunciar a funcionarios, los indicadores de violencia no se dispararon, la gratuidad de la educación fué un avance mejorable; obviamente algunas de sus iniciativas necesitan otro periodo para llevarse a cabo: los “clusters” empresariales, el estimulo a los 50 mejores bachilleres de estratos bajos, la revisión y los subsidios en servicios públicos, la audacia propositiva y equilibrante en el tema de "Ventas Ambulantes", y, dentro de mis actuales propósitos cívicos, una frase de aquella primera campaña: “Todos los Pereiranos –y Pereiranas- tenemos claro la ciudad que anhelamos, sin embargo, no nos hemos puesto de acuerdo en cómo lograrlo” , acorde con la propuesta de Asamblea Metropolitana Constituyente que viene sonando.

Ha sido calificada como la mejor alcaldesa popular electa, por una sencilla razón: porque se dedico no a pensar –y actuar- en su futuro político, en las “jugadas” políticas, sino que contra viento y marea se dedico a TEJER CIUDAD …que se equivocó en algunod temas?...seguramente: quién no se equivoca? Sólo aquellos que no lo intentan!... Los dos temas que le llamaron más la atención en la citada conferencia se llevaron a cabo: Ciudad Victoria –nunca he entendido el nombre- se construyó y alteró el “imaginario” de “La Galeria”. De igual manera creó una “Alcaldía Nocturna”, donde acertó de programa (…). Fue esa alcaldía el lanzamiento publico de uno de esos casos raros que se dan por décadas: los cívicos o académicos metidos a la política, y en este caso a estadista: Adriana Vallejo de la Pava. Es que, no sólo se promueven obras de cemento, se promueven “cuadros”, “dirigentes” para una época que harto los necesita…

Algo quedó claro M.E. era y es una mujer bien intencionada que quiere a Pereira, que antepone a Pereira a sus propios intereses: de hecho, ni siquiera quiso promover una sucesora y prefirió dar libertad a sus seguidores en la recta final de la siguiente campaña. Un caso raro. En el borde de la anti-politica, lo que obviamente le generó fisuras con dicho sector en la ciudad. Una casta política que fue prácticamente obligada por el “arrastre de opinión” que marcaba en las encuestas, aún sin “encampañarse”, demostrando el valor que le damos los Pereiranos y Pereiranas a “la decencia”, tal cual como se lo dije mucho antes del Derrumbe Baena; prácticamente obligándolos a apoyarla y a hacerlo, sabiendo de antemano su independencia: fue un triunfo adelantado del “voto de opinión”.

Hoy, a veces creo que mas por avatares del destino, por influencia de las fuerzas universales, que por ella misma, es una candidata mezcla de aciertos para mostrar, propuestas para hacer y actos públicos de constricción que le muestran un talante de humildad que muchos le criticaron no conocerle como gobernante. Alguna vez escribí que si a un alcalde le tocaba gobernar dos veces, la segunda tendría que ser mejor que la primera: tengo la absoluta certeza de que M.E, en la llave que arma con la Dra Vallejo, serán mejores gobernantes, de hecho, mejores estadistas que en la primera. Es la confianza que inspira la decencia.

Entre los otros candidatos, tengo amigos personales, de esos amigos que comparten el libar pero no las posibilidades como Israel Londoño o viejos conocidos como Jhon Jairo Santa u Horacio Galeano, o dirigentes interesantes como Fredy ó Artunduaga, que le da realce al valioso logo de Mockus y Fajardo, el de la ASI. Todos, de alguna forma, valiosos: mucha suerte a ellos en su ejercicio.

Comentarios

Vote Limpio dijo…
Mi voto es por Horacio Galeano, y en terminos generales, en un ambiente de dialogo, pienso que no solo tiene las ideas mas aterrizadas, sino que ha sido consecuente con sus apreciaciones, ademas, su propuesta es mas aterrizada y no se ha comprometido a cosas que no se pueden cumplir. Se mantiene al margen de esta guerra politica y su preparacion academica le da mucho peso, por ultimo no tiene cmpromisos con nadir. votelimpio.blogspot.com
Anónimo dijo…
Donde dice: "...que el que poco habla poco hierra..."; debe decir: "...que el que el que poco habla poco yerra..."