Alma Mater: contexto

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 4
PobreEl mejor

Aclaro algo antes de expresarme, si bien conozco a Germán Toro, a Oscar Arango, etc, hace más de 20 años; los trato habitualmente, hemos tenido distancias y cercanías normales en la vida: NUNCA he sido contratado por Alma Mater. Es decir NUNCA he sido su empleado contratista o demás. Aclarado lo anterior, prosigo.

Nació Alma Mater en septiembre de 2000, como una iniciativa audaz: apostarle a crear una RED que aglutinara el potencial académico, de investigación, proyección social, financiero, credibilidad de diversas universidades (5 a 11) de tal manera que fuera capaz de competir en el concurrido mercado de la contratación público-privada. Me pregunto: si existen grandes ONGs, y grandes consultoras, y las mismas generan ingresos para individuos, para “privados” ¿cuál es el problema en que exista una Red de universidades PUBLICAS que retribuye sus ingresos, por concepto de administración, a la educación PUBLICA?
Las cosas para Alma Mater nunca fueron fáciles, las puertas a nivel regional muchas veces les fueron cerradas. Cerradas, en buena medida, porque ninguna universidad y menos una unión de las mismas es una ONG de juguete: como las que habitualmente tiene mucho personaje para poder cobrar los favores de campaña, mantenerse entre, o financiar la que viene. Pero Toro y su equipo lograron llegar a las grandes ligas cuando en el 2005 hicieron la gerencia del operativo logístico del Censo (DANE) donde, por cierto, le rindieron cuentas fue al mismísimo Banco Mundial.
Ni así fue fácil: aquí puede venir a licitar el que quiera, de donde quiera, y somos abiertos en eso: es legal. Pero en ninguna de las grandes ciudades del país, o del escenario nacional sucede igual: muchos cuestionaron que hubiera una Red de la Eco Región Cafetera licitando en otros sitios, y cuando el argumento se cayó, pasaron a cuestionar que Alma Mater contratara “de todo”. La respuesta es la misma: ¿se imagina cuántos profesionales pueden sumar de entrada 11 universidades, sin contar externos?, uno, y dos: legalmente lo puede hacer.
Hoy, tras contrataciones de 500 mil millones de pesos –admirable- se cuestiona a Alma Mater, y sí, siempre se pueden cometer errores, es la vida. Pero hay que entender la cantidad de intereses -de callos pisados- que se vieron afectados cuando una Red de universidades PUBLICAS logró ganar tal número de contratos; y, fundamentalmente, hay que respetar el debido proceso, la credibilidad de las personas, la presunción de inocencia.
Como me dice una gran amiga, tras 20 años la gente cree o no en uno: Particularmente, puedo tener mis distancias con quienes dirigen Alma Mater, pero creo en ellos.
***
POSITIVA: La donación que hará Lucy Tejada de su obra a su/nuestra amada Pereira.

Los leo en ciberplural@gmail.com, twitter @orlandoparrag

publicado en http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:CdPlrSntflIJ:www.latarde.com/opinion/columnistas/45102-alma-mater-contexto.html%3Ftmpl%3Dcomponent%26print%3D1%26page%3D+orlando+parra+g%2Balmamater%2B+latarde.com&cd=2&hl=es&ct=clnk&gl=co&source=www.google.com.co


Comentarios