2011/08/28

Anatomía de la crisis

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor

Detrás de los sacudones económicos y de los altibajos financieros que están golpeando a Europa y a Estados Unidos, hay una vieja palabra de cinco letras: China.

Desde el siglo XVI, ese mercado gigantesco había sido codiciado por Occidente, y tanto así que Inglaterra declaró las dos “guerras del opio” para obligarla a rebajar los aranceles. Pero la China de Mao volvió a cerrarse, y nadie logró acceder a sus consumidores.
Hasta que Deng tuvo una idea genial: dar acceso masivo a los trabajadores en vez de a los consumidores chinos. Fueron las ciudadelas o “zonas especiales”, con salarios regalados y grandes subsidios para las multinacionales. Y así, con costos hasta diez veces inferiores, China se quedó con todas las manufacturas.
En Occidente, al revés, ganaron los consumidores pero perdieron los trabajadores. Los mercados se inundaron de productos baratos “made in China”; al mismo tiempo sin embargo en Estados Unidos y en Europa aumentó el desempleo, los salarios obreros disminuyeron y, cómo no, el Estado Benefactor se fue volviendo insostenible.
Parte del movimiento sísmico fue amortiguado por tres colchones. Primero, los servicios (finanzas, publicidad, seguros…) de las multinacionales no migraron sino que siguieron prosperando en Occidente. Segundo, la revolución del Internet mantuvo y aumentó la productividad de todo mundo. Tercero, sin riesgo de inflación – con China vendiendo barato- los bancos regalaban el crédito y tuvimos veinte años de prosperidad.
Pero la procesión venía por dentro. Mientras los inversionistas y los trabajadores muy educados se enriquecían junto con los chinos, la gente del común, la clase media-baja de Europa y Estados Unidos siguió de bajada. Y para evitar – o en realidad, apenas para posponer el golpe- estos países hicieron dos cosas: aumentar el gasto público mucho más que los impuestos, hasta llevar la deuda a sus niveles astronómicos; y abaratar los préstamos de consumo hasta llegar a sus niveles irrisorios.
La pita reventó por este lado. En Estados Unidos, el crédito barato produjo una burbuja en la vivienda, que estalló con estruendo hace tres años. La pirámide montada sobre hipotecas chimbas se cayó encima del sector financiero, los bancos se cerraron, y casi que volvemos a la Gran Depresión del 29. De esta, en justicia, nos ha salvado Obama con ayuda de su banquero Bernanke y con sus multi-billonarios esfuerzos de rescate por las vías del gasto estatal y la emisión de moneda a dos manos.
Hasta que la otra pita amenazó reventar, que es lo que está pasando ahora. La deuda pública en Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, España, se vuelve insostenible; en Estados Unidos esa deuda se triplica en pocos años. Las bolsas por su parte oscilan bruscamente entre la apuesta de que los gobiernos seguirán sus salvamentos billonarios, y el temor de que esos mismos gobiernos dejen de ser solventes. Un día Europa interviene para rescatar a Grecia y al otro día los bonos del Tesoro pierden grado de inversión, un día se dice que China está frenando y al otro día se anuncia que el crédito será gratis hasta 2013.
China tiene debilidades grandes (desigualdad creciente, daño ambiental, corrupción, dictadura). Estados Unidos está partido en dos, y de pronto no se mueve. Europa está partida en otras dos, y de pronto se fractura. Las luchas sociales se intensificarán en todos los países, para ver quien se evita los costos del ajuste. Pero vendrá una nueva revolución tecnológica, y el capitalismo – si es que se valen las lecciones de la historia- seguirá rebotando de picos en caídas, como lo viene haciendo desde el siglo XVI.

http://www.latarde.com/opinion/columnistas/47118-anatomia-de-la-crisis.html

EXCLUSIF. L'appel de très riches Français : "Taxez-nous !"

Publié le 23-08-11 à 07:14 Modifié à 17:17 103 réactions

Agon, Bettencourt, Margerie, Perdriel, Riboud, Schweitzer... Seize "très hauts revenus" affichent leur solidarité et demandent une "contribution exceptionnelle".

"Nous sommes conscients d’avoir pleinement bénéficié d’un modèle français et d’un environnement européen auxquels nous sommes attachés et que nous souhaitons contribuer à préserver", estiment les signataires de l'appel. (Mychele Daniau - AFP)"Nous sommes conscients d’avoir pleinement bénéficié d’un modèle français et d’un environnement européen auxquels nous sommes attachés et que nous souhaitons contribuer à préserver", estiment les signataires de l'appel. (Mychele Daniau - AFP)

"Nous, présidents ou dirigeants d’entreprises, hommes ou femmes d’affaires, financiers, professionnels ou citoyens fortunés, souhaitons l’instauration d’une "contribution exceptionnelle" qui toucherait les contribuables français les plus favorisés. Cette contribution serait calculée dans des proportions raisonnables, dans le souci d’éviter les effets économiques indésirables tels que la fuite des capitaux ou l’accroissement de l’évasion fiscale.

Nous sommes conscients d’avoir pleinement bénéficié d’un modèle français et d’un environnement européen auxquels nous sommes attachés et que nous souhaitons contribuer à préserver. Cette contribution n’est pas une solution en soi : elle doit s’inscrire dans un effort plus global de réforme, tant sur les dépenses que sur les recettes.

Au moment où le déficit des finances publiques et les perspectives d’aggravation de la dette de l’Etat menacent l’avenir de la France et de l’Europe, au moment où le gouvernement demande à tous un effort de solidarité, il nous semble nécessaire d’y contribuer."

Jean-Paul Agon, PDG de L’Oréal ; Liliane Bettencourt, actionnaire de L’Oréal ; Antoine Frérot, PDG de Veolia Environnement ; Denis Hennequin, PDG d’Accor ; Marc Ladreit de Lacharrière, président de Fimalac ; Maurice Lévy, PDG de Publicis ; Christophe de Margerie, PDG de Total ; Frédéric Oudéa, PDG de la Société générale ; Claude Perdriel, président du conseil de surveillance du Nouvel Observateur ; Jean Peyrelevade, président de Leonardo & Co France ; Franck Riboud, PDG de Danone ; Stéphane Richard, PDG d’Orange ; Louis Schweitzer, président de Volvo et d’AstraZeneca ; Marc Simoncini, président de Meetic, fondateur de Jaïna Capital ; Jean-Cyril Spinetta, président d’Air France-KLM, président du conseil de surveillance d’Areva ; Philippe Varin, président du directoire de PSA Peugeot Citroën.

Retrouvez cet appel dans Le Nouvel Observateur du jeudi 25 août.


http://tempsreel.nouvelobs.com/actualite/economie/20110823.OBS8954/exclusif-l-appel-de-tres-riches-francais-taxez-nous.html

Stop Coddling the Super-Rich


Stop Coddling the Super-Rich


Omaha
Kelly Blair

Related

Related in Opinion

OUR leaders have asked for “shared sacrifice.” But when they did the asking, they spared me. I checked with my mega-rich friends to learn what pain they were expecting. They, too, were left untouched.
While the poor and middle class fight for us in Afghanistan, and while most Americans struggle to make ends meet, we mega-rich continue to get our extraordinary tax breaks. Some of us are investment managers who earn billions from our daily labors but are allowed to classify our income as “carried interest,” thereby getting a bargain 15 percent tax rate. Others own stock index futures for 10 minutes and have 60 percent of their gain taxed at 15 percent, as if they’d been long-term investors.
These and other blessings are showered upon us by legislators in Washington who feel compelled to protect us, much as if we were spotted owls or some other endangered species. It’s nice to have friends in high places.
Last year my federal tax bill — the income tax I paid, as well as payroll taxes paid by me and on my behalf — was $6,938,744. That sounds like a lot of money. But what I paid was only 17.4 percent of my taxable income — and that’s actually a lower percentage than was paid by any of the other 20 people in our office. Their tax burdens ranged from 33 percent to 41 percent and averaged 36 percent.
If you make money with money, as some of my super-rich friends do, your percentage may be a bit lower than mine. But if you earn money from a job, your percentage will surely exceed mine — most likely by a lot.
To understand why, you need to examine the sources of government revenue. Last year about 80 percent of these revenues came from personal income taxes and payroll taxes. The mega-rich pay income taxes at a rate of 15 percent on most of their earnings but pay practically nothing in payroll taxes. It’s a different story for the middle class: typically, they fall into the 15 percent and 25 percent income tax brackets, and then are hit with heavy payroll taxes to boot.
Back in the 1980s and 1990s, tax rates for the rich were far higher, and my percentage rate was in the middle of the pack. According to a theory I sometimes hear, I should have thrown a fit and refused to invest because of the elevated tax rates on capital gains and dividends.
I didn’t refuse, nor did others. I have worked with investors for 60 years and I have yet to see anyone — not even when capital gains rates were 39.9 percent in 1976-77 — shy away from a sensible investment because of the tax rate on the potential gain. People invest to make money, and potential taxes have never scared them off. And to those who argue that higher rates hurt job creation, I would note that a net of nearly 40 million jobs were added between 1980 and 2000. You know what’s happened since then: lower tax rates and far lower job creation.
Since 1992, the I.R.S. has compiled data from the returns of the 400 Americans reporting the largest income. In 1992, the top 400 had aggregate taxable income of $16.9 billion and paid federal taxes of 29.2 percent on that sum. In 2008, the aggregate income of the highest 400 had soared to $90.9 billion — a staggering $227.4 million on average — but the rate paid had fallen to 21.5 percent.
The taxes I refer to here include only federal income tax, but you can be sure that any payroll tax for the 400 was inconsequential compared to income. In fact, 88 of the 400 in 2008 reported no wages at all, though every one of them reported capital gains. Some of my brethren may shun work but they all like to invest. (I can relate to that.)
I know well many of the mega-rich and, by and large, they are very decent people. They love America and appreciate the opportunity this country has given them. Many have joined the Giving Pledge, promising to give most of their wealth to philanthropy. Most wouldn’t mind being told to pay more in taxes as well, particularly when so many of their fellow citizens are truly suffering.
Twelve members of Congress will soon take on the crucial job of rearranging our country’s finances. They’ve been instructed to devise a plan that reduces the 10-year deficit by at least $1.5 trillion. It’s vital, however, that they achieve far more than that. Americans are rapidly losing faith in the ability of Congress to deal with our country’s fiscal problems. Only action that is immediate, real and very substantial will prevent that doubt from morphing into hopelessness. That feeling can create its own reality.
Job one for the 12 is to pare down some future promises that even a rich America can’t fulfill. Big money must be saved here. The 12 should then turn to the issue of revenues. I would leave rates for 99.7 percent of taxpayers unchanged and continue the current 2-percentage-point reduction in the employee contribution to the payroll tax. This cut helps the poor and the middle class, who need every break they can get.
But for those making more than $1 million — there were 236,883 such households in 2009 — I would raise rates immediately on taxable income in excess of $1 million, including, of course, dividends and capital gains. And for those who make $10 million or more — there were 8,274 in 2009 — I would suggest an additional increase in rate.
My friends and I have been coddled long enough by a billionaire-friendly Congress. It’s time for our government to get serious about shared sacrifice.

Warren E. Buffett is the chairman and chief executive of Berkshire Hathaway.

http://www.nytimes.com/2011/08/15/opinion/stop-coddling-the-super-rich.html

by

La protesta de los súper-ricos

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor

Primero fue Warren Buffet, el inversionista que se disputa con Bill Gates y Carlos Slim el primer puesto en la lista de los hombres más ricos del mundo.

En una columna editorial en el New York Times le pidió al congreso norteamericano que deje de mimar a los super-ricos con gabelas y exenciones tributarias que les han permitido pagar mucho menos impuestos que los trabajadores y la clase media.
Buffet cita su propio caso: el año pasado pagó 7 millones de dólares en impuestos, que es una enorme suma de dinero pero solo representa el 17% de sus ingresos, mientras que la carga impositiva de los demás empleados de su oficina fue el 36%. Dice además que él mismo en los años setenta pagaba hasta el 40% de sus ganancias de capital.
También critica la generosidad de los legisladores gringos con sus amigos multimillonarios: en 1992 el ingreso promedio de cada una de las 400 personas más ricas de los Estados Unidos fue de 40.2 millones de dólares y pagaron el 30% de impuestos; para el 2008 sus ingresos se habían quintuplicado llegando a un promedio de 227 millones de dólares, pero su tasa impositiva se redujo al 21%. Lo más grave que señala Buffet es que este regalo a los millonarios no ha servido para estimular la creación de empleos.
En Europa también se cuecen habas. Un grupo de 16 multimillonarios de Francia han publicado una carta en Le Nouvel Observateur pidiendo que se imponga un impuesto extraordinario a los más ricos. El gobierno respondió rápido a la petición y acaba de crear un impuesto adicional del 3% para quienes ganen más de 500,000 euros al año, con el fin de que los ricos también ayuden a reducir el déficit fiscal. En España no ha habido petición de sus super-ricos, pero el gobierno si está pensando aumentar la presión fiscal a las grandes fortunas, según lo ha dicho la Ministra de Economía hispana.
En los dos lados del Atlántico los motivos para estas insólitas peticiones son similares: en el contexto de una gran crisis financiera y fiscal, que está llevando a drásticos recortes en los gastos del gobierno, esos super-ricos quieren ser solidarios y contribuir al esfuerzo.
“Es hora de que el gobierno sea serio acerca del sacrificio compartido” dice Buffet. “Cuando la deuda pública y los déficits están amenazando el futuro de Francia y de Europa, y el gobierno está pidiendo a todos que muestren solidaridad, nosotros sentimos que debemos contribuir” dicen los franceses.
Subir impuestos a los que más tienen no son posturas comunistas que tratan de destruir el sistema de libre mercado como dice la extrema derecha del partido republicano. Por el contrario, estas peticiones podrían verse como un intento de evitar el colapso del sistema capitalista y apaciguar la gran presión social que está explotando en varios países desarrollados por la brecha creciente entre ricos y pobres, y porque los programas de ajuste que han tenido que implementar esos países han afectado sobre todo a los más necesitados.
Cualquiera que sea el motivo, temor a una explosión social o deseo sincero de solidaridad, lo cierto es que hasta los multimillonarios se están dando cuenta que ya no es sostenible el modelo de capitalismo salvaje que empezaron Reagan y la Tatcher en los años ochenta, y que hoy predomina en todo el mundo occidental.
En Colombia ese modelo se llamó “confianza inversionista”, pero ese huevito también se quebró.

http://www.latarde.com/opinion/columnistas/47119-la-protesta-de-los-super-ricos.html

El culto al avispado

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 2
PobreEl mejor

Alguna vez mencionamos los resultados lamentables de un estudio hecho por una importante firma de investigaciones, sobre la percepción que tenían los jóvenes entre los 13 y los 18 años sobre el significado del bien y el mal. Las respuestas fueron aterradoras, pues los entrevistados entendían el mal como la eventualidad de que los cogieran en un hecho ilegal y no el hecho en sí.

Pues bien, lo que estamos observando es la construcción de una cultura de la ilegalidad que ya corroe los cimientos de la sociedad colombiana sobre lo cual no es necesario dar explicaciones. Basta mirar los periódicos diariamente y todos los escándalos que se publican para entender lo que estamos afirmando.
El Rector nacional de la Universidad Eafit, Dr. Juan Luis Mejía Arango, en notable conferencia de esta semana nos habla sobre esta cultura de la ilegalidad que se ha tomado a Colombia, en el marco de un trabajo académico que se denomina “Atreverse a Pensar” a través del cual EAFIT llamará a la reflexión para tratar de prevenir el estado actual de cosas. A la manera de las políticas de salud, es preferible prevenir que curar o reprimir.
La construcción de este estado de cosas ha pasado por la cultura popular, dice el Rector Mejia Arango: “Frases como “al que se vuelve miel, se lo lamben”, “antioqueño no se vara”, “por la plata baila el perro”, “la plata busca la plata”, “la ocasión hace al ladrón”, “hecha la ley, hecha la trampa”, son refranes que dan fe de una sabiduría popular propia, que inmovilizan el pensamiento y son aceptadas por buena parte de la sociedad…como un culto al avispado”. “Son una exaltación al pícaro mas no a la picardía”
Agrega el Rector en su texto: “El culto al avispado” es el que caracteriza a ese “vivo” que fue a la universidad de la calle, que no habla sino que come de cuento, que no hace negocios sino que saca ventaja, que se las sabe todas, que se enriquece rápido y que se cree superior a los demás. Por eso, surgieron fenómenos como el contrabando situación tolerada inicialmente y que fue, en palabras del directivo, la grieta ética por donde se coló el narcotráfico, producto de una incapacidad para construir una ética civil….. En fin, el colombiano promedio cree que mentir y engañar hacen parte del éxito en la vida. (Agencia de Noticias EAFIT)
La pregunta que es necesario hacer ahora es: “Puede la sociedad colombiana subsistir con este estado de cosas?. Veamos algunas percepciones: Colombia ante el Observatorio que mide la transparencia de los estados en el mundo ocupa el lamentable lugar 78, lo cual no construye confianza entre naciones ni entre inversionistas internacionales potenciales. El país se percibe como un país con poca transparencia en sus negocios.
La Auditoría General de la República estima que la corrupción puede producir 3.8 billones de pesos perdidos, lo cual equivale a los resultados de una reforma tributaria.
Los empresarios en un 60% consideran que los negocios con el estado no son fáciles ni transparentes. El 67% de ellos considera que la confianza ciudadana en las instituciones del estado está resquebrajada. Sólo el 7% de los empresarios considera que los recursos para la reconstrucción nacional, a raíz de la reciente tragedia invernal, serán bien invertidos. El 42% cree que la corrupción en el estado dificulta el clima de los negocios.
De otra parte la cultura del no pago de los impuestos mina la economía nacional. La Tasa de Evasión de Impuestos representa el 25.3% del debido a cobrar. El IVA dejado de pagar equivale al 2% del PIB.
En cuanto al riesgo electoral: 544 municipios están en grave riesgo de fraude electoral. 447 municipios están en grave riesgo de violencia durante el proceso. 241 municipios pueden sufrir ambos fenómenos.
Todos estos datos que aporta la conferencia mencionada, servirá para una propuesta concreta de EAFIT, en la cual se planteará que la sociedad debe reflexionar y actuar a través de procesos de educación ciudadana, en una cultura de la legalidad, antes de que sea demasiado tarde. Un país como el nuestro no puede aceptar el robo continuado de los recursos públicos, mientras ve avanzar la pobreza sin atenuantes. El mundo será cada vez más interdependiente y no podemos ser parte de los países parias que nadie respeta.

http://www.latarde.com/opinion/columnistas/47121-el-culto-al-avispado.html


Eduardo Sarmiento

20 años de desindustrialización

Por: Eduardo Sarmiento

La información mas reciente de la industria no coincide con el optimismo de la asamblea de la ANDI. En el último trimestre el sector creció 2,9%y el empleo 0,6%. Aun más diciente, los niveles de producción y el empleo son similares a los registrados en el 2008.

La desindustrializacion es una constante en los veinte años que siguieron al Consenso de Washington y hasta ahora ha generado alarma y preocupación en los círculos influyentes. Algunos de los gestores y defensores de las políticas que la causaron han salido a dolerse se los resultados. Sin embargo, no se ha avanzado en el diagnostico ni en las soluciones.

¿Será que después de veinte años los autores del experimento olvidaron el principio que llevó a desmontar los aranceles? No sobra recordar que se fundamentaron en el principio de ventaja comparativa de David Ricardo, que establece que cuando las economías se abren a la competencia internacional se especializan en las actividades de mayor productividad relativa con respecto al resto del mundo. Como es bien sabido, en Colombia esas actividades están representadas por la minería, los servicios y la agricultura tropical.

Al desmonte arancelario, se agregaron el banco central autónomo y la inversión extranjera, para inducir una estructura productiva dominada por la minería que no genera empleo, los servicios que están representados principalmente en el sector informal y la agricultura tropical que carece de demanda. El país cosecho lo que sembró. Se configuró un modelo modesto de crecimiento, elevado desempleo e informalidad y declive de los ingresos del trabajo con respecto al capital.

Los bienes industriales, que tienen una clara desventaja con respecto a los países que iniciaron con anterioridad la producción y el aprendizaje en el oficio y disponen de mayores mercados, quedan en tercer plano. Lo mismo puede decirse de los productos agrícolas elaborados en los países temperados que requieren avances tecnológicos para ser elaborados competitivamente en los países tropicales.

Tan solo ahora se ha venido a reconocer que la industria, y en menor grado la agricultura, son las actividades de mayor potencial de productividad absoluta, que es la que cuenta en la realidad, y posibilidades de demanda. Así lo confirma la información comparada. En “Transformación productiva y equidad, después de la crisis”, se muestra que las economías con mayor participación de la industria en el producto crecen a tasas más altas. No es casual que los BRICS - China India, Rusia y Brasil - las naciones de mayor proyección de progreso, emerjan liderados por empresas industriales vigorosas.

En cierta forma, se confirma la invalidez del principio de ventaja comparativa que ha predominado en el pensamiento económico y tiene gran responsabilidad en las fallas del orden económico internacional y los modelos de los países en desarrollo. El mayor impacto sectorial no está en los bienes de alta productividad relativa, sino en los de mayor productividad absoluta, contenido de mano de obra y posibilidades de demanda. El motor de desarrollo no es el intercambio sino la industrialización carburada por el aprendizaje en el oficio.

No bastan los buenos propósitos de los nuevos industrialistas ni el arrepentimiento del Gobierno por no incluir la industria entre las cinco locomotoras. El desarrollo industrial de manufacturas se ve seriamente interferida por el banco central autónomo, los TLC y la carencia de una política industrial que seleccione los sectores exitosos. De hecho, se requiere una visión divergente a la predominante en materia de banco central, políticas industriales y comerciales, integración latinoamericana y formalización laboral.

http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-294809-20-anos-de-desindustrializacion

en