EFECTOS BIOLÓGICOS DEL MALTRATO DURANTE LA NIÑEZ.

La ciencia analiza cómo responde el cerebro ante el abuso infantil

Investigadores de la Universidad de Barcelona estudian variantes genéticas en 500 víctimas españolas.Un 40% de la población afectada es especialmente vulnerable a sufrir síntomas psicóticos en la edad adulta.

01/08/2011 MICHELE CATANZARO

El equipo que ha desarrollado la investigación, el viernes en la facultad de Biología de la UB.
Foto: GUILLERMO MOLINER
EDICIÓN IMPRESA EN PDF
Página 23 edición papel

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

Ver archivo (pdf)

Que sufrir abusos en la infancia produce infelicidad no es ninguna novedad. Sin embargo, la cadena de procesos biológicos que llevan de la experiencia de violencia a los trastornos psiquiátricos asociados no es fácil de desentrañar. En los últimos años, los científicos han ensamblado algunas de las numerosas piezas de este puzle. "Que el maltrato afecte al cerebro es algo reconocido. Lo difícil es entender los mecanismos biológicos implicados", explica Lourdes Fañanás, investigadora de la Universidad de Barcelona (UB) y de la red de investigación Cibersam.

Fañanás coordinó un análisis genético de 533 españoles adultos que sufrieron abandono o violencia en la infancia, cuyos resultados se han publicado en la revista British Journal of Psychiatry. Al trabajo han contribuido, entre otros, Sílvia Alemany y Bárbara Arias, también de la UB.

VULNERABILIDAD El trabajo refuerza evidencias ya apuntadas por estudios anteriores, y detalla que aproximadamente un 40% de la población tiene variantes de un gen que los hace especialmente vulnerables a sufrir síntomas psicóticos en la edad adulta, si han sufrido adversidad infantiles. Este resultado se añade a un conjunto de trabajos que están echando un poco de luz sobre las marcas biológicas dejadas por la violencia tempranas.

"Se ven cambios en las células, especialmente en las neuronas, de los niños y niñas que sufren violencia, pero desconocemos cómo se producen", dice Manel Esteller, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (Idibell). "Desde el punto de vista evolutivo, el cerebro infantil está diseñado para recibir buenos cuidados paternos, no violencia", afirma Fañanás. Es probable que el maltrato disminuya el umbral de estrés del cerebro. "Se modifican algunos receptores neuronales en el hipocampo, se reduce la conectividad y cambia la producción de ciertas proteínas", explica.

El trabajo de Fañanás se concentra en los síntomas psicóticos atenuados derivados de los abusos. La investigadora explica un ejemplo típico de este trastorno: subirse a un taxi y tener la sensación de que el conductor mira constantemente por el retrovisor de manera amenazadora, cuando realmente no es así. El equipo de Fañanás ha detectado que la presencia de algunas variantes de un gen incrementa el riesgo de padecer esos síntomas, si el paciente ha sufrido abusos en la infancia.

Estas variantes no son unas mutaciones raras, sino un aspecto normal de la variabilidad genética, que afecta al 40% de la población. El gen en cuestión es el responsable de la síntesis del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), una proteína relacionada con la supervivencia de neuronas en respuesta al estrés. Las variantes que implican una menor secreción de BDNF están asociadas a más vulnerabilidad al estrés.

LA CAUSA ES EL MALTRATO Esto no quiere decir que todos los que tengan esas variantes vayan a tener trastornos, ni tampoco que todos los que padecen esos trastornos hayan sufrido abusos de niños. "No hay que confundirse: el elemento de riesgo es el maltrato", apunta Fañanás. Las características genéticas pueden modular sus consecuencias "pero también hay factores psicosociales, que pueden ser protectores", concluye.

EN http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=691279


Comentarios