“En vida hermano, en vida” (No 4) : Er-gnesto Zuluaga


Inicio  Opinión  Columnistas  Er-gnesto Zuluaga Ramírez

Er-gnesto Zuluaga Ramírez

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 6
PobreEl mejor 
Una oficina con baja iluminación en el Antonio Correa, un hombre solo, con un gran escritorio, y un gran radio teléfono.
Esa fue mi primera imagen de Ernesto Zuluaga Ramirez,  corría el año 1991…ó 2. Estábamos en plena campaña electoral para la alcaldía,  venía de ser el último gobernador nombrado en Risaralda. Esa fue mi primera imagen de “Er-gnesto”.
Tal vez sí había visto personalmente a Zuluaga. Cuando era director de la CARDER y ésta funcionaba –creo- encima de Carnecol en la Calle 18 con 9ª, justo donde hoy, curiosamente funciona un Directorio. Lo cierto es que Ernesto se había graduado en una universidad Bogotana (¿Andes,  Javeriana?) de Ingeniero Industrial. Venía de ser Secretario de Planeación en la Alcaldía de Roberto Arenas Mejía, dirigió el Fondo de Vivienda Popular, desde los cuales se impulsaron la recuperación de las enormes franjas aledañas al río Otún que eran ocupadas por posibles víctimas de las constantes avalanchas, el mega proyecto de los 2500 lotes, etc. Había sido concejal de la ciudad –creo que en llave con César Castillo- , gerente de una empresa vendedora de camperos, y había llegado a ser gobernador por sus calidades y cercanía con César Augusto Gaviria Trujillo y su esposa Ana Milena, además de ser primo del Secretario General de la Presidencia, el coordinador del Kinder Garden del Palacio de Nariño: Fabio “galleta” Villegas, el luego banquero y hoy presidente de Avianca.
Zuluaga fue electo alcalde. De hecho fue un candidato casi que uni nominal, si bien se dio una candidatura de un curioso y respetable abogado de la ciudad. Aquellas eran las épocas de la Consejería Presidencial para la Juventud, la mujer y la familia. Creamos la única oficina de juventud que ha tenido la alcaldía de Pereira, de la cual emergerían alcaldes juveniles luego dirigentes políticos como Juan Pablo Gallo. También se creó la Oficina de la Mujer, cuya primera directora fue la Dra Claudia Patricia Serna Gallego, quien venía de ser profesional en desarrollo familiar de la comisaría de familia. En fin. Se hicieron cosas. Obviamente hubo investigaciones etc: todo aquel que maneja recursos públicos, de una u otra manera, termina investigado: es normal. Un sello de su alcaldía fue la amabilidad. El respeto. El buen trato. La Caballerosidad. Algo de “pinchado” sí tiene Ergnesto, pero lo sabe manejar.
El Negro Zuluaga tenía desde ese entonces una meta política: ser Senador. Incluso se realizaron pactos con Vicepresidentes de la República, luego renunciados, quienes facilitaban ese camino. Pero la política tiene unos juegos terribles: aquel a quien se le ve con posibilidades de crecer, en Roma, lo asesinaban físicamente, aquí intentan enterrarlos electoralmente. Lo acompañé en su aspiración a  la Cámara –es lo más cerca que he estado a un partido tradicional, sin haber llegado a militar - . Primero el incumplimiento de pactos y luego la candidatura de un Gaviria Trujillo, impulsada por sus rivales, llevaron al traste dicha aspiración. Luego fue precandidato a ser reelegido en la alcaldía de Pereira: También en la recta final fue excluido. Pero siempre ha sido un zoon politikon un animal político y como tal un sobreviviente. De hecho fue Senador. Tuvo una pichona. Al haber sido 2º renglón de María Isabel. Meta alcanzada.
Esta inclusión en la serie “En vida hermano, en vida” (No 4), se la ganó por su inolvidable discurso de posesión al asumir la Presidencia de la Asamblea Departamental de Risaralda en 2011 intitulado: ¿“Cómo es posible haber sido alcalde y gobernador y no haber salido rico”? http://ow.ly/8N6ay . Señor: Pa’lante!

Comentarios