2012/03/04

Pereira Risaralda Eje Cafetero QUÉ FUTURO?


(Discurso en el Club Campestre, ante buena parte de la élite socio empresarial y político estatal de Pereira-Risaralda; Negrillas del Blogger)

Pereira, 24 de febrero de 2012

LUIS CARLOS VILLEGAS
Presidente de la ANDI  y del Consejo Gremial Nacional.

Cuando el 24 de noviembre de 1980 recibió a Simón Gaviria en la Clínica Carvajal, nuestra Pereira todavía no salía de la euforia de los Juegos Nacionales, ni se daba por enterada de la violencia que le acarrearía ser refugio en los años siguientes de todos los quearmados de fusil o solo de odio resolvieron abusar de nuestro sentido cosmopolita de la vida urbana.
Pero seguía siendo una Pereira pueblerina, de aleros con portalete y teja, chicharras cachonas en la Plaza, alacranes en las aceras y doble jornada en las escuelas. Los sábados a pescar sabaletas; los domingos a ver “caer aviones” en Matecaña. Funcionaba el Karkaj para que los mayores pudieran ver a BrigitteBardot y estrenaban el Caprilos más jóvenes. Cumplían El Bolívar Diferente  17 años de lucir su rebeldía al frente de la Alcaldía y el mango que reemplazó al que pecaminosamente cortó mi tío Juvenal,  su primera década de vida.

Para 1980, Risaralda contaba con 600.000 habitantes, tres de cada diez del Eje cafetero. En 2012 son 950.000; 4 de cada diez habitantes de esta región, viven en Risaralda. Es decir, a pesar de la emigración masiva de los años noventa, nuestra ciudad y su área metropolitana aumentaron diez puntos su participación en el total de habitantes del Triángulo. Sin embargo, en esos mismos años, aunque la participación de Pereira en el PIB nacional se mantuvo más o menos estable,  la del Eje bajó de 5 a 4%. Eso quiere decir, que otras regiones de Colombia tuvieron mejores crecimientos económicos que los nuestros y eso ya debería preocuparnos suficientemente.

Síntomas de modernidad se dieron en estos años. La participación agrícola en el total de la economía de Risaralda, bajó de 17.5% en el noventa, a 9% en 2010; la  minería aumentó su participación a uno por ciento, la manufactura se mantuvo alrededor del 13%, la construcción aumento su tajada  a casi el 10%, el comercio disminuyó casi diez puntos porcentuales y los servicios crecieron hasta un 60% de participación. Ni qué hablar del café, cuya participación en el PIB departamental bajó en 20 años del 9 al 3%!

Por los lados de los impuestos, rasero que todos los gobiernos aplican cuando de desarrollo regional y gasto público se trata, la regional de la Dian en Pereira recaudó cerca de 600.000 millones de pesos de los 1,3 billones recaudados en total en el EJE, es decir 45 de cada 100 pesos recaudados. Eso quiere decir que nuestra economía es más grande, o que somos más honrados en materia impositiva, o que nuestros asesores tributarios son menos buenos. Me quedo con la primera hipótesis!

Uno de cada dos empleos en el Eje Cafetero se genera en el área metropolitana de Pereira. Del millón trescientosmil pasajeros aéreos que volaron en 2010 en nuestra región, el 60% usó a Pereira, el 20% a Armenia y el otro 20 restante a Manizales.

La matrícula universitaria de Risaralda en 2011 fue de 29000 estudiantes, según datos preliminares. La de Caldas fue 28000 y la de Quindío 18000. Pero, lo más importante, el índice de pobreza de Risaralda en 2011, según cálculos de la ANDI, se localiza en el 29% y en el 6% el de indigencia, muy por debajo de nuestros vecinos de Caldas y Quindío.

Mal nos va sí, en exportaciones. Las ventas no tradicionales al exterior de Caldas son casi el doble el año pasado que las de Risaralda. Es algo para corregir, pero al mismo tiempo para saber entender y apreciar las vocaciones de los otros socios de esta región.

En treinta años, la edad de nuestro homenajeado, Pereira surge como capital indiscutida del Eje Cafetero, ahora llamado Trángulo de Oro. Y lo es por sus cifras. Dudo que lo sea mucho por nuestro comportamiento colectivo, inmaduro todavía.

Es que el peso económico de Pereira no se compadece a veces con las actitudes que dejamos ver en momentos decisivos para la ciudad. Aquí frecuentemente creemos que las elecciones, en vez de dirimir controversias, como en el resto del mundo civilizado, son apenas el primer paso para pleitos, desavenencias, fin de amistades y sociedades.  Ese carácter rebelde que adornó nuestra fundación desde el siglo XVI, pasados casi quinientos años y dos Primeras Misas, no se ha pulido para ser usado en las causas nobles solamente: se mantiene en estado nativo para impedir los consensos. Tengo la autoridad moral para decirlo, como buen representante de esta manera de ser que fui  al final de los 80!

El papel de Pereira es claro: liderar una región más grande que ella misma. Para eso se requiere una actitud conciliadora, capacidad técnica, tranquilidad política y buenas relaciones con el estado y las instituciones centrales; una base universitaria cada vez mejor;  unos partidos cada vez más organizados en lo regional; unos empresarios y unas organizaciones empresariales casadas con las causas de la prosperidad de largo plazo; un debate público permanente en defensa del interés colectivo y no del aumento de la mezquindad o de la corrupción.

Vamos el año entrante hacia el sesquicentenario de nuestra Pereira. Hace cincuenta años, del Centenario sacamos además del Bolívar, la Universidad Tecnológica, el departamento de Risaralda y estaba fresca en la memoria de los pereiranos la gesta cívica del aeropuerto y del Hospital San Jorge,  pues con su recuerdo emprendimos la de la Villa Olímpica. Con visión de liderar la región, la ciudad debe mirar el 2013 como la oportunidad para repensarse. No solamente en sus obras físicas o en su conectividad terrestre o aérea, ambas bien amenazadas, sino sobre qué futuro quiere para sus jóvenes.  Será un futuro que permita a la ciudad ser políglota en todos sus establecimientos educativos? Será un horizonte de Conocimiento y Tecnología, de Innovación y de Emprendimiento? Lo será de inclusión social por la vía del acceso universal a las tecnologías de la información?  Lo será porque el medio ambiente no es solo la excusa para impedir el desarrollo, sino porque realmente hemos sido capaces de ver el desarrollo sostenible como el mejor patrimonio futuro? Seremos la ciudad de la Cultura? La de los negocios globales? Tendremos los dos ríos más limpios de Colombia?

Porque si no hacemos nada, también podemos llegar a ser la capital del microtráfico, de la violencia juvenil, de la intrafamiliar, de la contratación torcida, de la ignorancia que dejan las mafias en los sitios donde anidan. El lugar donde un nuevo negocio no es motivo de orgullo de todos, sino blanco de todo obstáculo que le impida realizarse.

Esa Pereiradiferente, solo se puede construír entre todos. Sin debates distintos a los de las propias convicciones de buena fe, pero consolidando soluciones a problemas siempre bien diagnosticados, casi nunca enfrentados colectivamente con alma constructiva. Anhelo ayudar a construír esa escuela de servicio hasta el fin de mis días.  Poder ayudar a elegir bien y a administrar mejor. A inculcar el cumplimiento de la ley, sin renunciar a nuestra tradición tolerante y abierta.

Por eso, queridos amigos, este homenaje es solamente una excusa. Reunirnos en torno a Simón Gaviria, el “Representante Revelación”, pereirano con un brillante pasado y un futuro aún más próspero,  no es solo un acto para recordar que él tuvo una tesis laureada, o que es el autor de leyes de gran trascendencia para Colombia, el “País que Soñamos”,como la de Primer Empleo, la de Insolvencia, aquellas que tienen que ver con derechos de los colombianos más vulnerables como los niños, los ancianos, y también los pasajeros, los consumidores, los usuarios de celular, los asalariados. No se trata de venir a este acto a decir que Simón tendrá una carrera política que emulará la de su padre. Ni venir a hacerle a Simón la lista de las carreteras que esperamos nos ayude a construír, o de las iniciativas que debe ayudarnos a sacar adelante. No. Todo eso vendrá por añadidura.

Hoy, señor Presidente de la Cámara de Representantes, este homenaje es una excusa para juntarnos en torno suyo, y reflexionar sobre lo que debemos hacer en Pereira para liderar una Región que lo espera todo de nosotros. Y que nos mira `para establecer si somos o no merecedores de ese liderazgo. Si somos capaces de defender el interés común por encima del propio. Si nos inspira la construcción desde este Eje Cafetero de una Colombia moderna, equitativa, con una economía creciente, unas instituciones transparentes y unos administradores públicos y privados honestos, capaces y educados.Es con esta clase de excusas que las sociedades se juntan. Es para mí un honor incitar a esa reflexión. Y también es una deuda de honor que saldo hoy: No puedo equivocarme otra vez!

Apreciados amigos:
Larga vida a Simón. Sus paisanos seguiremos con interés y apoyo los exitosos pasos que acompañarán Margarita y Sofía, su abuela, César, Ana Milena y Mariapaz, sus tíos ausentes y presentes, sus primos, los otros hijos que vendrán. En el mundo de la paradoja global, ser de alguna parte más o menos pequeña, más o menos lejana, más o menos intrascendente para el planeta, tiene grandes ventajas. Todo logro luce más; toda idea es más brillante e inesperada para otros; hay más cosas simples para contar, que a otros parecen deslumbrar por sencillas.

Usted y los suyos son de aquí. Son de los nuestros. Séanlo siempre.


Muchas gracias. 

1 comentario:

Paulo villegas arboleda dijo...

les recomiendo la siguiente empresa de SEO en manizales seo manizales