diálogo secreto con guerrilla+diálogos de paz+FARC+ELN


Guerra y paz

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 2
PobreEl mejor 
Por allá en 1973/4 se dieron los primeros diálogos de paz que incluyeran a un presidente de la república: Misael Pastrana. Intentaba que el ELN, tras haber sido “derrotado” con la operación Yunque y Martillo que se desarrolló en la región del Anori, optara por rendirse. Fracasó.
El ELN siguió existiendo. El EPL, las FARC, el naciente M19 también. Luego aparecerían otros: el PRT, el Quintin Lame, el ERP, etcétera. Pasados 40 años, casi todos están desmovilizados. Curiosamente ninguno ha sido “aniquilado”. Sí han sido derrotados militarmente, pero todos han tenido desmovilizados, reinsertados. Tenemos experiencia.

Diez años después de Pastrana Padre, fue otro conservador de origen, Belisario Betancur quien lo intentó con el M19, el EPL y las FARC. La tregua duró semestres, nadie la cumplió, ni la guerrilla ni sus opositores; por el contrario, dicho proceso se desarrolló dentro de la combinación de formas de lucha, el conflicto de baja intensidad, la guerra sucia, y, los inicios de las autodefensas paramilitares. El protagonismo, el exceso de micrófonos y cámaras ayudaron a su fracaso. El Vocero del EPL fue asesinado y el M19 pretendió juzgar a Belisario tomándose el Palacio de Justicia. Desastre.  Las FARC multiplicaron sus frentes mientras ponián como carne de cañón a los militantes de la UP.  Todos aprendieron.

El M19, la guerrilla más cercana a intelectuales entendió que sólo les quedaban dos salidas: o desmovilizarse o dedicarse a “el tubo”, a la protección y participación en el negocio del narcotráfico, estas reflexiones y la presión militar lo llevaron a negociar. Unas negociaciones con mucha discreción inicial. Como debe ser. Finalmente se dio su desmovilización, convidando al EPL, al PRT, al QL, en una cascada entre 1988-1991, ligada a las expectativas que generaban los triunfos de las izquierdas democráticas en Brasil, Uruguay, México, y a la caída del bloque socialista, y con ello, de la retaguardia que habían poseído durante lustros.

El juego se le acabó a las FARC. El mismo día que se eligió la  constituyente -tal vez las únicas elecciones sin clientelas que ha habido en Colombia, y donde la alianza democrática del M19 con excombatientes y demócratas logró más del 20% de la votación-  finalizó la falsa tregua. Pidieron 1/3 o ½ constituyente para desmovilizarse. Nuevamente el show mediático de esos diálogos en Venezuela y México hundieron la negociación.

Increíblemente, pasaron 8 años sin diálogos. Apuntalados en los inmensos recursos del cuidado de laboratorios,  cultivos, y participación en el narcotráfico, así como en los odios que generaban las masacres de civiles por paramilitares, llevaron a las FARC a saltar de la guerra  de guerrillas a la guerra de posiciones. Para 1998 lo más inteligente que podía hacer nuestra plutocracia era negociar con la guerrilla a la par que fortalecía  las fuerzas armadas con el apoyo de unos EEUU preocupados.  Así, con cartas marcadas  de ambos lados se dieron los diálogos del Caguán. El espectáculo mediático, la falta de discreción, hicieron el resto.

14 años después, o 10, un hombre que ha estado en el Palacio de Nariño desde hace 30 años, que ha acumulado toda esta experiencia, que entiende que lo peor que se puede hacer es generar falsas expectativas, pero peor aún rodear las negociaciones de cámaras, micrófonos, twitter, Facebook, etc…hace meses sostiene unos diálogos en secreto con esas guerrillas…el que hayan sido secretos,  y el que se mantengan así, son un 50% de su posible éxito. Ojalá. 
Leído en radio: Caraco-Oxigeno 7am el 24 de Agosto del 2012

Comentarios