COLUMNISTA


Haz Plural V
COLUMNISTA
@orlandoparrag ciberplural@gmail.com
-b de c-
El 9 de Junio de 1991 comencé éste ejercicio. Hace ya 22 años. La edad de algunos de mis lectores on_line. Ésta columna ha pasado por cuatro fases, ésta es la V, y siempre me he preguntado, qué es ser un buen columnista.  A fines del año pasado Juan(it)a León, una de las periodistas que más respeto en el planeta, http://ow.ly/gI3LB, escribió una valiosa reflexión:
“Un buen columnista es una persona que tiene una opinión original sobre un asunto y argumentos sólidos para sustentarla. El columnista, por definición, no es 'objetivo' porque precisamente lo que busca una columna es persuadir a los lectores de un punto de vista particular y subjetivo. Nada peor que esos columnistas que tratan de satisfacer a todos los 'lados' y no pisar ningún callo.
Un buen columnista, en el mejor de los casos, cambia las opiniones de sus lectores. A veces, les ayuda a ver un ángulo de una situación que habían pasado por alto. Si no logra ninguna de las anteriores, por lo menos le ayuda a comprender a los usuarios cuáles son los argumentos de una persona que tiene una percepción radicalmente diferente a la de ellos.
Uno a veces lee columnista para odiarlos, pero los lee porque quiere saber qué es lo que piensan los que piensan diferente a uno. Una columna de opinión es buena si detona en los usuarios el deseo irreprimible de controvertirla con otros argumentos que al final permiten perfilar las diferentes visiones que están en juego.
Todo columnista tiene un pasado, tiene un oficio actual, pertenece a ciertos círculos, es amigo de unos y no de otros. Nada de eso debería importar si cuando estas circunstancias entran en conflicto con lo que se escribe se hace transparente el conflicto de intereses. Lo importante en un columnista es si sus argumentos son leales, no si ratifica los de los lectores (la tentación de complacerlos es gigantesca). El columnista es leal si hace un esfuerzo por basar sus ideas en información que es veraz. Si escribe lo que realmente cree y no lo que alguien le está pagando por escribir (así no sea con plata). Si no utiliza el espacio privilegiado de una columna para tramitar sus rencillas personales.
Un columnista es bueno si después de uno leer la columna alguna idea nueva le queda rondando en la cabeza. Hay pocas cosas en el periodismo más difíciles que tener una opinión seria todas las semanas. Y es un privilegio cuando un medio encuentra alguien que cumpla con todas estas condiciones” …concluyó Juana (¿su cédula dice Juanita?)
Es todo un reto…¿es un oficio en decadencia?...no sé. En 1999 –¿cuando el Haz se publicaba en El Tiempo edición “Café”?- la otrora poderosa “prensa” apenas llegaba al 22% de la población…pero nunca descendió…hoy está sobre el 36%...¿se reinventó?...tampoco sé. Sólo tengo claro que los usuarios de internet, en esos años se multiplicaron un 2.300% al pasar del 2 al 46%...lejos todavía, al menos en Colombia de desbancar al rey: La Televisión, pero amenazando al príncipe decadente de la radio, que bajó del 83 al 66%...
Dónde sea, en TV, Radio, Internet, Revistas, aquí…la tarea de quien se atreve a publicar sus opiniones es retar, desde el respeto. Hacer pensar y reflexionar, desde el respeto. Llamar la atención, tratar que se enfoque la atención, desde el respeto. Criticar, ojalá propositivamente, es decir, desde el respeto…Ya veremos qué nos depara el universo en 2013…

Comentarios