¿Por qué las personas tienen la necesidad de acudir a una secta?

Por qué las personas tienen la necesidad de acudir a una iglesia?
Buscar una iglesia, desde el punto de vista psicológico, hace parte de la naturaleza del ser humano y de su desarrollo psicosocial. Buscamos a Dios por una necesidad de sentirnos protegidos.
En América tenemos ciertos valores morales que han sido transmitidos a través de las distintas generaciones: buscar a Dios y una religión. A cambio se esperan beneficios como la unión familiar y la orientación del ser humano.
Tradicionalmente las personas buscan a un Dios todopoderoso que ayude a resolver todos sus problemas. Es un comportamiento positivo. Es ventajoso tener fe. Se tiene esperanzas y confianza. Pero en el caso de las sectas, hay delincuentes y personas con otros propósitos. Tienen otro interés como controlar a la personas y estafarlas. Existen  sectas de tipo comercial, políticas, terapéuticas o educativas.
¿Qué tipo de técnicas usan estas sectas para congregar a los fieles?
El miedo y terror es muy importante en las sectas. Son sumamente poderosos y están relacionados con los castigos, las maldiciones y la creencia de que algo malo me va a pasar sino sigo cierto camino.
La persuasión es otra de las técnicas. Suelen usar estímulos, cambiar el ambiente, usar colores estratégicos y aplicar la técnica de repetición hasta que las personas terminan pesando que cierta idea es verdad y no se atreven a cuestionarla. También redefinen conceptos como el del amor, la pareja y el verdadero discípulo de la iglesia.
Otra técnica es la modificación de la conducta, el control sobre la independencia, la culpa, la humillación en público para que así otros eviten cualquier acción que produzca dolor y coaccionar a la personas a ciertas conductas para así evitar el castigo.
¿Cuáles son las principales características de las sectas?
Tienen una estructura piramidal. En la cima está el líder que crea y desarrolla la organización. En los siguientes niveles se encuentran los otros miembros estratificados según los niveles de poder. Su estatus no depende de su nivel económico ni de educación.
El maltrato es otra característica. Es constante y es allí donde hay una invasión del líder a la intimidad y vida personales de los que están sometidos. El líder controla su trabajo, su rutina y hasta los planes en pareja.
Siempre aíslan a los fieles de sus familiares. La secta necesita que la persona esté sola para así garantizar la fidelidad hacía el líder. Otra característica es lograr una idolatría hacía el líder. Por esta razón, es necesario que todas las personas mantengan una imagen sobrenatural de él. Su imagen debe ser sinónimo de autoridad y soberanía. Finalmente está el fanatismo en los seguidores.
¿Cuál es el perfil psicológico de los líderes de las sectas?
Suelen padecer dos tipos de trastornos psicológicos: trastorno antisocial de la personalidad y el trastorno narcisista de la personalidad.
El antisocial consiste en que va a sentir poca compasión hacia la persona que sufre, incluso puede sentir placer ante el dolor de otro. El narcisista hace referencia a los delirios de grandeza. Los líderes son carismáticos y tienen gran capacidad para hablar y convencer a la gente que los sigue.
¿Cuál es la principal motivación de las personas para dejar una secta?
Es importante entender que desde que la persona entra al grupo su independencia está controlada.  Existe una gran presión de grupo y no se siente libre. No es fácil salirse de allí porque sienten que es como un gigante que los puede aplastar.
Pero las personas logran desprenderse cuando ven al líder realizar un acto que realmente no puede ser explicado por su lógica. Es completamente contrario a la moral impuesta por la secta y se contradice con todo lo que anteriormente entendía como correcto. Para los fieles significa una traición por parte del líder.
¿Qué tipo de consecuencias psicológicas trae abandonar una secta?
Principalmente genera trastornos de ánimo. La gente suele padecer depresión severa y otros trastornos relacionados al estrés y ansiedad. Hay quienes desarrollan fobias y ataques de pánico.
La más común es la fobia social porque como viven aislados y han evitado compartir con otros, aparecen los miedos a los grupos incluso a subirse a un bus.
La gente que no recibe ayuda en el momento más crítico puede tomar decisiones malas. Muchos de ellos lo superan pero con ayuda psicológica.
La psicóloga Myrna García concluye: “La peligrosidad de una secta es relativa a la cantidad de población que tenga. La secta es una extensión de la personalidad del líder. Hay que ser como él, seguir su conducta. Es una especie de calabozo mental. La gente me llama y pregunta: ¿cómo hago para salir de acá?”.
en http://www.kienyke.com/historias/las-tecnias-de-maria-luisa-piraquive-para-retener-a-sus-fieles/

Comentarios