GENES, BYTES Y EMISIONES: #BIENESCOMUNES Y #CIUDADANÍA

¿QUÉ PUEDE HACER USTED?

UN ABECEDARIO

“Proteger los bienes comunes tiene que ser
un principio de organización del siglo 21”
(Tomales Bay Institute, State of the Commons Report. 2004.)

Los bienes comunes están en todas partes, aunque frecuentemente no sean
perceptibles a la vista. Que haga uso de ellos de manera sustentable y creativa así
como que ayude a protegerlos es fácil y factible. Procure que la revalorización de los
bienes comunes sea parte esencial de la participación ciudadana en el siglo 21.
Para lograr dicho cometido usted puede...

Ampliar su conocimiento, al usar los vínculos proporcionados en este libro
(inicie con la sitiografía página).

Brindar colaboración en espacios comunes y comunitarios cercanos a usted,
ligados a grupos que promueven el cuidado de un bien común específico, de un área
natural, una biblioteca, de semillas criollas o expresiones culturales, de medios de
comunicación no comerciales, entre muchos otros.

Cuadruplicar su “intromisión ciudadana“ repartiendo su tiempo y creatividad en
la construcción de alternativas que valoren y multipliquen los bienes comunes y
levantándo su voz en todos los medios posibles –radio, prensa, cartas públicas,
convenciones, reuniones de vecinos y muchos otros. Si hasta ahora ha dedicado una
hora al mes a asuntos de interés público, ¡cuadruplíquelo!
¿

Defender su derecho en cuanto al acceso, uso equitativo y control transparente
de los bienes comunes, fortaleciendo iniciativas en defensa del agua, de los genes,
del espectro, del espacio urbano público o de la diversidad cultural.

Eligir para su consumo la mayor cantidad posible de productos y servicios
elaborados de forma decentralizada y sustentable, en lugar de creada de manera
monopolizada y/o con altos costos ambientales y sociales.

Fomentar la cultura y economía basadas en el respeto a los bienes y ámbitos
comunes, involucrándose en iniciativas civiles o proyectos productivos locales
o globales. Seguro que hay uno cerca de su casa, o qué esté a su alcance a través
de su acceso a internet.

Garantizar padrones de consumo y movilidad que gastan la menor cantidad de
energía fósil posible. ¡Sí a las energías renovables! Que paguen los que no pagan el
costo de reproducción de los bienes comunes: contaminadores y grandes emisoras!
Para ello se requiere de presión política y de sistemas judiciales eficientes. Ayude a
fortalecerlos.

Investigar –si se mueve en la academia– asuntos de interés público y no
corporativo, corresponsabilizándose en hacer y mantener públicamente accesible los
saberes generados por generaciones. ¡No a la privatización de la ciencia y de la
investigación! ¡Sí al financiamiento público para los bienes comunes científicos!

Juzgar todas las propuestas, decisiones políticas y leyes según los criterios de
acceso equitativo, control transparente y democrático así como repartición justa de la
riqueza generada a partir del uso productivo de los bienes comunes.

Luchar en contra de las restricciones injustas o artificiales del acceso a los bienes
comunes. ¡Sí a la democratización! ¡No a la monopolización del control de los
bienes comunes!

Manifestarse en contra de todos los procesos de “confinamiento de los
commons“, sean ellos políticos, jurídicos, económicos o tecnológicos. ¡No a los
Tratados Comerciales que privilegien los intereses corporativos! ¡No a la venta de
los bienes comunes al mejor postor! ¡No a la Tecnología Terminator! ¡No al abuso
de nuevas tecnologías para la manipulación de los códigos de la vida y la restricción
artificial del acceso a los bienes comunes digitales! 

Nutrir una cultura ciudadana participativa en todos los espacios políticos,
sociales y culturales. Los gobiernos son sólo fiduciarios de nuestros bienes comunes.
Si se olvidan de ese papel, ¡voten por otros!

Oponerse a la privatización de los bienes comunes y ayudar a desarrollar formas
de propiedad colectiva y de control público-comunitario funcional, democrático y
transparente. Si el Estado no cumple como fiduciario de nuestros bienes comunes,
ayude a identificar a fiduciarios independientes que rindan cuenta a la ciudadanía.

Promover la democratización de la producción científica y cultural al publicar todo lo
que produzca, sean textos, música, presentaciones, software o fotos con una licencia libre.

Recordar que en todas las religiones y culturas del mundo está presente la idea
de que la creación es un regalo que nos pertenece a todas y todos.

Sacrificar una modesta parte de su ingreso para apoyar a organizaciones
sociales, iniciativas comunales u otras actores para recuperar los ámbitos comunes
perdidos o proteger y ampliar los existentes: Un espacio verde, museal o cultural, un
río o un edificio público, una tradición que “espera“ ser modernizada.

Tejer redes sociales y ciudadanas en donde pueda. Los commons son la red de
la vida, y la cohesión social es la red de los commons.

Usar software libre (por ejemplo GNU/Linux) en vez de software privativo
(Microsoft, MacOS, etc), en su casa, en su labor y en todas las instituciones públicas.
El código del software libre es compartido. No puede haber promoción de una cultura
libre, participativa y ciudadana con tecnologías propietarias.

Visualizar los bienes comunes en todas partes, uniendo esfuerzos entre
movimientos de medio ambiente, movimientos culturales, movimientos para una
cultura libre digital y movimientos que luchan por la equidad social y económica.

WXY... ¡lo que usted idee! ¡Sea creativo!

Zamarrear a tus representantes electos hasta que entiendan de una buena vez
que no es buena idea otorgar a las empresas el control sobre la cultura, el
conocimiento y los recursos naturales.

en GENES, BYTES Y EMISIONES: BIENES COMUNES Y CIUDADANÍA
Compiladora: Silke Helfrich

Comentarios