VELAS Y VIDAS...¿Y AHORA QUÉ SIGUE?

VELAS Y VIDAS
(Primera versión: 3er miércoles de febrero: 2015)
Quizás antes de la muerte de Xiomara, Samuel, Enier y Juliana, el que se delataran las estadísticas de niños víctimas de la violencia del adulto, los 1200 niños muertos en un año, hasta ahora  serían solo eso, unas estadísticas más. El asesinato de los 4 niños del Caquetá destapó esta cruda realidad. Empezar un año entre conflictos de políticos, trampas mediáticas, bobadas de farándula y alguna “pata” rota sin que se diera especial relevancia a la tragedia de los niños de Colombia, convocó esta concentración en todo el país. La movilización social de un grupo de indignados por los hechos se agita y tras la publicación de una caricatura contundente como la de Matador se exacerbó los ánimos, entonces dio inicio la movilización.

¿Quién mejor para convocar una movilización civil y simbólica, ajena a cualquier amague partidista en plena época electoral que los mismos escritores de literatura infantil? Cuenteros, artistas, Fueron ellos, al lado de un grupo de ciudadanos tan indignados como desconcertados, los que iniciaron la convocatoria, ellos a los que les mataron 1200 lectores de cuentos fantásticos, dulces, de esperanza, hicieron el llamado. A través de redes y con el lema “1200 historias que no se contaron”, impulsados desde un ágora cívica, se dio inicio a la convocatoria en plazas y espacios de la ciudad para encender 1200 velas y recordar así a nuestros niños y niñas asesinados. La respuesta en diez días fue contundente en las redes.

Se unieron ciudades como Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Manizales, Marsella, Pereira, Puerto Asís, Riohacha, Santa Rosa de Cabal y en quién sabe qué otros lugares de la Colombia periférica que ciertas centralidades -además de las mediáticas- sólo validan su existencia ante las tragedias


(foto de www.latarde.com )  

Casi todos se concentraron en las principales plazas de estas ciudades, e indistintamente de la asistencia se dio un instante, sagrado y sencillo, de  la simpleza de lo importante, para recordar a los niños víctimas de la violencia del adulto y tratar de interiorizar ese número nefasto que nos une. El acompañamiento de medios, autoridades, comunidad, organizaciones, todos juntos para recordar y leer un manifiesto que le dijera a los niños que nosotros los adultos nos comprometemos a cuidarlos.

Ahora queda el compromiso, el manifiesto, la red consolidada de adultos por todo el país trabajando juntos para que el próximo año, cada tercer miércoles de Febrero, encendamos menos velas y podamos ser veedores, conciencia y voz que señale los casos de maltrato a la niñez. El compromiso entonces está en persistir por cuidar a esta generación que crece en medio del miedo.

Aquí pueden encontrar fotos parciales de cada una de esas 13 ciudades … las reportadas:http://ow.ly/Jo8WN   y descargables en  http://ow.ly/Jo8hR

GRACIAS!
(Informes red nacional en creación ¡¡¡ VINCULATE!!! Carlos Vicente Sánchez CAVISA:

Comentarios