Corrupt@s ...y coyuntura

“…El corrupto es un psicópata larvado, no un abierto delincuente. Posee los mecanismos propios de los psicópatas, pero además tiene una característica fundamental, el buscar el beneficio principalmente económico, llevando a cabo actividades que no le representen mayor dificultad. Es decir, no es el delincuente franco que inclusive arriesga su vida para cometer el acto delictivo, sino que solapadamente delinque tratando de aminorar todo riesgo. De esta forma consigue ‘dinero fácil’ mediante el soborno o la llamada eufemísticamente ‘comisión’.

¿Por qué ‘dinero fácil’? Porque generalmente son individuos mediocres que se sienten incapaces de conseguir el dinero mediante el trabajo honrado. Es decir, pervierten el significado del dinero en el sentido de que sea el producto de una labor social constructiva y lo reemplazan por el de sentirse avispados y sagaces menospreciando el esfuerzo de una labor honesta. “El trabajo es para los imbéciles”, podría ser su lema.
¿De dónde viene ese sentimiento de incapacidad? Desde el punto de vista psicológico los psicoanalistas hemos encontrado algunas raíces psicológicas inconscientes como los sentimientos de inferioridad, que Alfred Adler denominó complejo de inferioridad. ¿Y cómo se origina ese complejo? Sigmund Freud describió lo que llamó ‘la angustia de castración’, que es el resultado de conflictos inconscientes con las figuras parentales, en que el niño al sentirse rival de sus padres se siente incapaz de competir con ellos, fundamentalmente en la esfera sexual, pero que trasciende a toda actividad cotidiana. Esta situación puede ser alimentada por padres ‘castradores’, es decir, padres que no estimulan las capacidades de sus hijos sino más bien las minimizan, haciéndolos sentirse inferiores.
De tal manera, que un individuo con sentimientos de inferioridad (angustia de castración), buscará compensarlos con actividades que considere fáciles y lucrativas, llevándolas a cabo con desprecio de los valores morales. De esta manera busca sentirse ‘triunfante y más capaz’ frente a sus figuras parentales y la sociedad, pero como sus conflictos inconscientes persisten, continúa el camino delincuencial sin tomar conciencia de que esos ‘triunfos’ no solucionan su conflictiva psicológica sino que la empeoran”. Dice Alfonso Sánchez Medina en un texto que cierra con ésta frase “Y este cáncer social se ve favorecido cuando la clase dirigente se torna corrupta. Los individuos aislados se sienten autorizados y estimulados por esos dirigentes delincuentes. Se origina entonces una forma colectiva de manejar la angustia de castración” …¿algo más qué decir?...sugeriría releerlo…para entender mejor muchas personas, por cierto, del sector público y...privado.
ADDENDA: La historia enseña que los alcances de los dirigentes se asocian a coyunturas históricas, es decir, a una mezcla de situaciones económicas, sociales, políticas, culturales, etc.: Bolívar sin la coyuntura histórica correcta nunca hubiera sido “Bolívar”. La candidatura de Luis Enrique Arango Jiménez es un indicador del desarrollo cívico moderno de Pereira: llega hasta dónde la madurez de nuestra sociedad civil y empresariado realmente responsable (…) lo permite y prueba que se avanza: ¡ya hay aspiraciones cívicas e independientes serias y desafiantes! … por ahora se incide...tan sólo el incidir es un avance.

Comentarios