El ágora cívica

Orlando Parra
¿qué es? ¿quiénes son? … antes tendríamos que entender qué es un ágora, y qué es el civismo… hoy.

Las ágoras eran espacios en los cuales se reunían quienes tenían el derecho a ejercer la ciudadanía en la antigua Grecia y deliberaban en absoluta igualdad sobre asuntos de ciudad: cuando se entraba al ágora el más humilde tenía el mismo nivel del más poderoso. Allí el poderoso entiende que en asuntos públicos pesa igual que un humilde: y el humilde que tiene la responsabilidad de tener el mismo “poder” que cualquier otro. El ágora de la que hablamos hoy opera igual, sólo que se parte de que quien ejerce la ciudadanía, ni es el que habita un sitio, ni es el que se la pasa quejándose, y que lo más cercano a un ciudadano es el que va más allá de las propuestas y se organiza, generando individual y/o colectivamente un ECO para hacer sobre los asuntos públicos.

El civismo hoy es el que supera el pueblo/ciudad concebida con tres estratos: señores, capataces y peones. Ese pueblo/ciudad donde el civismo era lo que proponían los señores reunidos en sus clubes o espacios privados, ordenaban a capataces y estos llevaban a peones, simplemente ha desaparecido. El civismo de hoy es más plano –un regreso al ágora- es uno  donde se entiende que cualquier ciudadano puede mover con  efectividad por redes sociales temas públicos y es capaz de movilizar ciudadanía alrededor de ello. Vamos regresando al momento en que el “poderoso entiende que en asuntos públicos pesa igual que un humilde: y el humilde que allí tiene la responsabilidad de tener el mismo ´poder´ que cualquier otro”

Asumir el ágora y el civismo (de hoy) es esencial, pero lo determinante es la credibilidad,  el rigor a la hora de abordar asuntos públicos. Ello es un reto magnánimo pues las ágoras las componen humanos con sus ángeles y demonios y especialmente con sus propios –legítimos y comprensibles- intereses, cuando no dolores, odios, iras, o amores, etcétera.

De allí que es clave la capacidad de autoregularse que tenga el ágora para saber que su único deber es con los colectivos ciudadanos masivos, con aquello que beneficie a las mayorías, independientemente de si lo hace o no con los  intereses de miembros del ágora cívica.
Pues bien, eso es lo que han venido construyendo en casi 4 años Adrián, Adriana, Beatriz, Carlos Aurelio, Carolina, Cesar, Claudia, Juan David, Luis Enrique, Marino, Mauricio, Perches y decenas de  ciudadanos más en el Ágora Cívica Pereira Risaralda; a la cual se suman hoy Jhony, Melissa, Nicolás, Valentina desde el ágora joven en el ejercicio esencial de formarse en el civismo… el nuevo.

Resultado de imagen para agora griega

Toda aquella persona –Señor, Capataz o Peón; Empresario o Sindicalista…- la cual considere que “va más allá de las propuestas y se organiza, generando individual y/o colectivamente un ECO para hacer sobre los asuntos públicos” y que acoge las reglas de juego del Ágora Cívica Pereira Risaralda http://agoracivicapereirarisaralda.blogspot.com.co/2016/11/como-funcionamos-como-funciona-el-agora.html  será bienvenido, basta con que lo manifieste a agorapei@gmail.com ¿está listo?

{ Dado que nos leemos en el 2017: Lo mejor para ustedes, hoy, mañana y siempre!}

https://www.facebook.com/orlandoparragopinion/ @orlandoparrag ciberplural@gmail.com

Publicado 18/12/2016 en http://eldiario.com.co/seccion/OPINION/el-gora-c-vica1612.html 

Comentarios