2017/05/27

#JamesRobinson #Paz #Postconflicto



Discurso de James Robinson, coautor de "Por Qué Fracasan Los Países"

video

2017/05/08

Un hombre plural con voz singular

Publicado 07/05/2017
Diego Firmiano
Aunque algunos aseguran que la historia adolece de objetividad, un buen historiador entiende que los acontecimientos de una sociedad cargada de problemas sociales y contradicciones democráticas, son la historia. Ese historiador es Orlando Parra.
Un pereirano que se asemeja a esos profetas sociales de antaño que denuncian, hablan, o escriben sobre lo que incomoda a la clase política, crea conciencia retratando en sus artículos lo que afecta al país y muestra las cosas como son o cómo deberían ser dentro de una democracia sana.

No sufre de mesianismo, sino que toma el papel olvidado de los ciudadanos: el de políticos. Sus balas, la palabra, su arma, la libertad de expresión, su objetivo, la realidad y sus contradicciones. No pontifica, publica; no sermonea, da conferencias a la ciudadanía. En pocas palabras, es una voz plural de un ciudadano singular (para usar el mismo slogan de la causa social que carga como misión desde hace más de dos décadas, cuando se graduó como historiador de la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP).

CensuradoEs verdad que por su constante trabajo a favor de la gente ha sido censurado, criticado e ignorado. Pero eso no mella su civismo. Sabe que mira alto no sus propios intereses sino los de sus compatriotas, como queda evidente en sus columnas y escritos en la web, y en los periódicos más importantes del país.

Su mayor defensa contra estos ataques ha sido la espada de la palabra, la misma que le daba gallardía a don Simón Bolívar para derribar a sus adversarios políticos o enemigos de la libertad de América. Su trayectoria como columnista en los diarios de Pereira y como director de la fundación OK futuro, es conocidísima.

Personalmente hay algo que admiro de mi amigo Orlando Parra y es su inquebrantable voluntad democrática para “ser ciudadano” y también esa persistencia de ser esa voz de los sin voz. Fuerza interna que exterioriza por medio de la crítica y opinión y también por los libros.

Reciente publicaciónSu más reciente publicación (que propongo sea un libro recomendado en las facultades políticas o colegios) se titula “Hay esperanza” Haz plural 2002-2016. Trabajo que contiene acertadas intervenciones en materia de opinión, explorando temas que van desde los derechos humanos, (y humanos derechos) hasta la cacareada paz. Los argumentos expuestos en este trabajo escritural son contundentes. En pocas palabras, estamos ante un compilado de 25 años de actividad intelectual y activismo político que data de sus primeras incursiones en los medios en el año de 1991 (época de la reforma constitucional que algunos elogian y otros critican) hasta el 2016, fecha de polémicos códigos de convivencia policial.

Hay esperanzaRecibí el libro como una generosa donación de su parte, y confieso, su dedicatoria caló hondo, porque echa mano de una de las virtudes teologales más preciadas: “Diego, siempre, siempre, pase lo que pase, hay esperanza”. Y este país golpeado por la indiferencia, necesita esperanza; los pobres y desempleados, necesitan esperanza; los ciudadanos de Pereira, necesitan esperanza y unidad, especialmente con el concejo de la ciudad y la situación del arte, que aún no vislumbra un panorama claro.

Profeta socialOrlando Parra propone, y nos propone esta esperanza, reitero, como profeta social. Un punto medular es que insinúa, (por favor, leer despacio) que la política más eficaz de nuestros funcionarios sería evitar propagar la idea de que todos los colombianos somos iguales. No. En lugar de ello, la función más honesta de estos hombres y mujeres con poder pro-tempore es señalar la desigualdad imperante, buscando no favorecer a terceros o a transnacionales, sino a los ciudadanos de a pie, los grandes contribuyentes, la razón de ser del Estado.

Y aunque es obvio que la maquinaria o establishment adolece de esta facultad de ver las contradicciones y remediarlas, los ciudadanos de primera categoría, quienes somos los primeros políticos, estamos llamados a decir las cosas por su nombre. Orlando Parra cumple esta función. Aunque, aclaro, su discurso evita polemizar o azuzar la sociedad, sino que propone conciencia, porque al final, él y todos, somos ciudadanos plurales.

Así que “enhorabuena” por el nuevo libro “Hay Esperanza. Haz Plural 1991-2016” de Orlando Parra, y que su voz, continúe tomando ánimos por los diferentes medios; que su palabra corra como agua cumpliendo su función liberadora, porque cada vez más, los torniquetes de las nuevas leyes, que aprietan y asfixian, silencian los derechos más primordiales de los ciudadanos plurales.






2017/04/19

LA ESENCIA DE UN FORO SOBRE EL SAN MATEO

-tal cual lo anuncié... he dejado de realizar columnas semanales... empero, ocasionalmente escribo en https://www.facebook.com/orlandoparragopinion -

LA ESENCIA DE UN FORO SOBRE EL SAN MATEO
Como dijo uno de los ponentes, es muy bueno que cada uno de nosotros diga desde qué intereses actúa. El mío, definitivamente NO es del negocio. NI el de 8.500 unidades residenciales, ni el de 3.400. Tengo cero intereses financieros en el lote. Otros lo tienen. ¿Son intereses legítimos?. Es posible: “estamos en el capitalismo” es verdad.
También hay intereses electorales, políticos: quiéranlo o no, las decisiones que se tomen o no alrededor del lote del Batallón afectarán positiva o negativamente carreras políticas. Hay intereses de protagonismo. De atraer reflectores. A algunos simplemente les interesa su ego. Ya estoy curado. La lista es larga. Y sí, es bueno que cada uno diga claramente qué le interesa.
Ese mismo ponente se equivocó en algo, al rememorar diversas discusiones que se han dado sobre asuntos de ciudad en las últimas décadas. Cuando aseveró que todos los sectores habíamos discutido. No. Eso es falso. Una cosa es que conviden a los capataces y hasta a los peones y otra que participen en la toma de las decisiones. Basta leer la obra de Jhon Jaime Correa para entenderlo: Aquí hasta hace muy poco las decisiones sobre los bienes públicos las tomaban actores privados que las validaban a través de directorios políticos controlados por sus socios o incluso por sus familiares. Así se gobernó a Pereira aún después de la “refundación de Pereira” con los asentamientos de miles de desplazados por las violencias de los 50, 60 –tal cual lo estudia CaViSa en su tesis de Maestría-.
De hecho hasta hace escasos semestres, a pesar de que miles de ciudadanos firmamos una petición para que la Calle 19 fuera peatonalizada, unos pocos repitieron el viejo esquema: las decisiones sobre tal bien público la tomaron actores privados que las validaron a través de un directorio político cuyos hoy derrotados dirigentes olvidaron que un nuevo actor había emergido en la ciudad: la ciudadanía.
Sin embargo, estos mismos "políticos", sí validaron una petición ciudadana: LA VÍA ACTIVA (https://www.facebook.com/amigos.via.activa.pereira/ ) a pesar de la oposición de los mismos actores que boicotearon la peatonalización –a todos ellos los respeto a muchos los valoro , simplemente, es necesario que hagan consciencia de que estamos llegando a la 3ª década del siglo XXI: ¿han oído de la primavera Árabe?¿saben cómo ganó Obama 1 ?-
En esa dinámica se ha jugado el juego de la espuma de Alka Seltzer que les enseñó el viejo López Michelsen: se ha creído que estamos en las épocas donde las efervescencias ciudadanas eran pasajeras, y por ello se pretende dejar pasarlas, para luego hundirlas con el viejo mecanismo, tal cual sucedió con la Ciclo Vía Nocturna, o con la peatonalización –al menos- mensual de la Calle de la Fundación. Seguramente igual sucedió con los intentos de reactivar el barril sin fondo que fue (¿es?) el Parque Ukumary. O con la débil presencia ciudadana en el tema de la APP del Aeropuerto. Pero se equivocan. Al viejo López nunca le llegaron los chats grupales de Whatsapp, ni la independencia comunicativa asociada a FaceBook (o a Twitter o Videos Virales) y las que vendrán.

 Muy posiblemente esto era lo que esperaban sucediera con el lote del Batallón. Total tras una que otra escaramuza en el colectivo ciudadano Ágora Cívica (https://www.facebook.com/agoracivicapereira ) el POT del 2015 tenía felices a muchos que hoy –como se los espetó un ponente- de repente priorizan lo social sobre lo individual.
Lo repito. Seamos sinceros. Sincerémonos para poder avanzar.
El tema del Batallón, en buena medida resumido en la última ¿romántica diría él? intervención del evento: ¿porqué el Ministerio más rico del país debe hacer toda una maniobra financiera para devolvernos un lote que les dieron nuestros ancestros? ¿con los ahorros del postconflicto les es imposible devolvernos el lote así sea por tramos?; ese tema tiene una esencia: la aceptación -¿a regañadientes?- de quienes han gobernado directa o indirectamente la ciudad, muchas veces tras el ropaje del civismo general –que a veces ha encubierto decisiones y hasta intereses personales o grupales- de que existe un nuevo actor, con los instrumentos virtuales e independientes de la Democracia 2.0, llamado CIUDADANÍA, y representado en unas organizaciones llamadas COLECTIVOS CIUDADANOS.
¿O será aceptar -¿a regañadientes?- como lo asimiló y expuso otro ponente, que en el espacio público, en lo público, cada vez sí somos más iguales? Más simples seres humanos en tránsito por ésta vida? Próximos y prójimos?
Pase lo que pase con el lote del Batallón. Inviten o no a los COLECTIVOS. Osen ponerle nombre a sus representantes o no. Traten de disolverlos o debilitarlos o no. Ha quedado claro que en lo que sigue, se debe tener en cuenta a la ciudadanía del común, de a pie, -a usted, a mí, a él, a ellos, a nosotros- NO desde el discurso formal, sino desde los HECHOS reales.
Seguiré atento ¿y usted?
----


POSTERIORMENTE tuvimos la oportunidad de ir a la radio ...he insistir en algo: EL CAMINO ES LA CONSULTA POPULAR SOBRE LOS TERRENOS DEL SAN MATEO... 



2017/03/06

Usted ¿tolera las criticas?

Por @moisesnaim (edición del blogger)
Llevo años estudiando el poder y a quienes lo tienen o lo han tenido. 
Mi principal conclusión es que, si bien la esencia del poder —la capacidad de hacer que otros hagan o dejen de hacer algo— NO ha cambiado, las maneras de obtenerlo, usarlo y perderlo han sufrido profundos cambios. Otra observación es que la personalidad de los poderosos es tan heterogénea como la humanidad misma. Los hay solitarios y gregarios, valientes y cobardes, geniales y mediocres. Sin embargo, a pesar de su diversidad, todos tienen dos rasgos en común: son carismáticos y vanidosos. 
Según la Real Academia Española, carisma es “la especial capacidad algunas personas para atraer o fascinar”. Los líderes carismáticos inspiran gran devoción e, inevitablemente, los aplausos, la adulación y las loas inflan su vanidad. Es fácil que la vanidad extrema se convierta en un narcisismo que puede ser patológico. De hecho, estoy convencido de que uno de los riesgos profesionales más comunes entre políticos, artistas, deportistas y empresarios exitosos es el narcisismo. 
En sus formas más moderadas, este narcisismo, el encanto consigo mismo, es irrelevante. Pero cuando se vuelve más intenso y domina las actuaciones de quienes tienen poder, puede ser muy peligroso. Algunos de los tiranos más sanguinarios de la historia mostraron formas agudas de narcisismo y grandes empresas han fracasado debido a los delirios narcisistas de su dueño, por ejemplo.
La Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos ha desarrollado criterios para diagnosticar el narcisismo patológico. Lo llama ‘desorden de personalidad narcisista’ (DPN) y, según las investigaciones, las personas que lo padecen se caracterizan por su (a) persistente megalomanía, (b) la excesiva necesidad de ser admirados y (c) su falta de empatía. También evidencian una gran arrogancia, sentimientos de superioridad y conductas orientadas a la obtención del poder. Sufren de egos muy frágiles, no toleran las críticas y tienden a despreciar a los demás para así reafirmarse. De acuerdo con el manual de la Organización de Psiquiatras Estadounidenses, quienes sufren de DPN tienen todos o la mayoría de estos síntomas ... sigue en http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/esta-loco-trump-moises-naim-columnista-el-tiempo/16828900

2017/01/10

Gracias y nos vemos…

Orlando Parra

Ésta es mi última columna. Simplemente estoy cansado. Son 25 años. Casi todas las semanas de esos 25 años me he dispuesto a escribir algo. Me pensiono. Aclaro, nadie le paga a los columnistas de provincia ni los pensiona: es en el sentido de quedar libre ¡liiiibre!. 

Éste año lanzaremos ¡Hay esperanza! Haz Plural 25 años. Un libro en el cual me acompañan 25+1 líderes reflexionando sobre éstas columnas de 1991 a 2016, a partir de una preselección liderada por mi amada hija que nació cuando el Haz/CiberPlural existía. Se adquiere desde ya por $25 mil en el whatsapp 315 5202206. No sé si es su “ojo” o parece ser que esencialmente he escrito sobre paz ó conflicto armado; evolución económico-socio-política y lo espiritual, la trascendencia. Algun@s discrepan, creen que han sido más temas eje. 

Este ¼ de siglo he tratado de ser Libre Pensador, ese calificativo del que me hizo consciente hace unos 10 años la editora de El Tiempo- Café Margarita Arteaga. La actitud de opinar y hasta de analizar encanta, empero, cuando pasamos a la acción, a pi$ar callo$, deja de gustar: Amigos que se ganan sus comillas: “amigos” ¿o será sus paréntesis? (amigos) ¡que doloroso!¡sniff!¡casi me suicido!...es un sarcasmo, pues siempre sólo he querido estar bien con mi consciencia: ¡Ni siquiera con mi madre coincido siempre! 

Si bien tengo claro que “Nuestras sociedades poco han cambiado” que “Poco cambiaron las formas de hacer política electoral después de la constitución 91. Por el contrario, es posible que hayan empeorado” (páginas 82,23 del libro, bolsilibro mejor, citado) cada vez más entiendo que sí avanzamos como humanidad pero lo hacemos supremamente lento. Así lo hace Colombia, Pereira: hacen parte de ese lento avanzar. Mis amig@s ciudadan@s que disintieron de ésta decisión pueden despreocuparse: se puede seguir siendo ciudadano sin ser columnista semanal así como se puede ser columnista sin ser ciudadano ¿cierto?. Tal vez el fondo es que hoy pocas cosas me mueven, menos “me apasionan” y llegado a esa conclusión, solamente me atrae lo asociado a la diada “EmociónyEspíritu”…¿se trata de hacer aquello que te mueve?¿o no?....pues eso, mediando Dios/Universo haré. 

Gracias a quienes me abrieron sus páginas, especialmente a los Ramírez que lo hicieron en dos periodos: tal vez regrese en un tercero… veremos…por lo menos NO en el año que inicia.

Bueeno, creo que eso es todo. Si tiene face con un Me Gusta nos podemos ver en https://www.facebook.com/orlandoparragopinion/ y/ó en Twitter con un Seguir en https://twitter.com/orlandoparrag y allí, de vez en cuando, tal vez opine sobre algo.

Publicado 08/01/2017 http://eldiario.com.co/seccion/OPINION/gracias-y-nos-vemos-1701.html

El ágora cívica

Orlando Parra
¿qué es? ¿quiénes son? … antes tendríamos que entender qué es un ágora, y qué es el civismo… hoy.

Las ágoras eran espacios en los cuales se reunían quienes tenían el derecho a ejercer la ciudadanía en la antigua Grecia y deliberaban en absoluta igualdad sobre asuntos de ciudad: cuando se entraba al ágora el más humilde tenía el mismo nivel del más poderoso. Allí el poderoso entiende que en asuntos públicos pesa igual que un humilde: y el humilde que tiene la responsabilidad de tener el mismo “poder” que cualquier otro. El ágora de la que hablamos hoy opera igual, sólo que se parte de que quien ejerce la ciudadanía, ni es el que habita un sitio, ni es el que se la pasa quejándose, y que lo más cercano a un ciudadano es el que va más allá de las propuestas y se organiza, generando individual y/o colectivamente un ECO para hacer sobre los asuntos públicos.

El civismo hoy es el que supera el pueblo/ciudad concebida con tres estratos: señores, capataces y peones. Ese pueblo/ciudad donde el civismo era lo que proponían los señores reunidos en sus clubes o espacios privados, ordenaban a capataces y estos llevaban a peones, simplemente ha desaparecido. El civismo de hoy es más plano –un regreso al ágora- es uno  donde se entiende que cualquier ciudadano puede mover con  efectividad por redes sociales temas públicos y es capaz de movilizar ciudadanía alrededor de ello. Vamos regresando al momento en que el “poderoso entiende que en asuntos públicos pesa igual que un humilde: y el humilde que allí tiene la responsabilidad de tener el mismo ´poder´ que cualquier otro”

Asumir el ágora y el civismo (de hoy) es esencial, pero lo determinante es la credibilidad,  el rigor a la hora de abordar asuntos públicos. Ello es un reto magnánimo pues las ágoras las componen humanos con sus ángeles y demonios y especialmente con sus propios –legítimos y comprensibles- intereses, cuando no dolores, odios, iras, o amores, etcétera.

De allí que es clave la capacidad de autoregularse que tenga el ágora para saber que su único deber es con los colectivos ciudadanos masivos, con aquello que beneficie a las mayorías, independientemente de si lo hace o no con los  intereses de miembros del ágora cívica.
Pues bien, eso es lo que han venido construyendo en casi 4 años Adrián, Adriana, Beatriz, Carlos Aurelio, Carolina, Cesar, Claudia, Juan David, Luis Enrique, Marino, Mauricio, Perches y decenas de  ciudadanos más en el Ágora Cívica Pereira Risaralda; a la cual se suman hoy Jhony, Melissa, Nicolás, Valentina desde el ágora joven en el ejercicio esencial de formarse en el civismo… el nuevo.

Resultado de imagen para agora griega

Toda aquella persona –Señor, Capataz o Peón; Empresario o Sindicalista…- la cual considere que “va más allá de las propuestas y se organiza, generando individual y/o colectivamente un ECO para hacer sobre los asuntos públicos” y que acoge las reglas de juego del Ágora Cívica Pereira Risaralda http://agoracivicapereirarisaralda.blogspot.com.co/2016/11/como-funcionamos-como-funciona-el-agora.html  será bienvenido, basta con que lo manifieste a agorapei@gmail.com ¿está listo?

{ Dado que nos leemos en el 2017: Lo mejor para ustedes, hoy, mañana y siempre!}

https://www.facebook.com/orlandoparragopinion/ @orlandoparrag ciberplural@gmail.com

Publicado 18/12/2016 en http://eldiario.com.co/seccion/OPINION/el-gora-c-vica1612.html