Ser gobernante nunca será fácil.


El balance de Israel

Correo electrónicoImprimirPDF
Valoración de los usuarios: / 2
PobreEl mejor 
Conozco el alcalde saliente desde las épocas de la FESER, por allá en los 80. Y lo trato habitualmente desde 1992, cuando colindábamos oficinas en Desarrollo Comunitario Municipal. En los escenarios electorales hemos estado cerca y lejos.
Orienté la recta final de su primera campaña en 1997. Luego fui candidato por cuenta propia.Vi con simpatía su aspiración a la alcaldía, pero opté por la propuesta más cívica de Martha Elena. Somos amigos: Un hombre sencillo, nada de exaltaciones, de egos elevados.
Existen varios tipos de ciudadanos: Para un empresario, lo importante es la actitud que asuma el alcalde frente a la economía, la seguridad, etc. Para un habitante popular, la clave es el compromiso con los más necesitados, subsidios, jardines infantiles, etc. Para la clase media, es la actitud frente a lo público: honestidad,  cultura ciudadana, etc. Cada sector tiene líderes con intereses colectivos (y personales…) cuya atención genera una micro gerencia desgastadora y delegable… Ser gobernante nunca será fácil.
Iniciemos diciendo que lunares siempre los habrá. Nadie es perfecto. El fundamental fue haberse dejado enredar por Gerentes (con juntas directivas) y Secretarios con dudosas actitudes, algunos denunciados por el Intergremial, otras, por personas del común: Debieron haber salido de su administración, así hubiera tocado indemnizarlos. La calificación ( pág. 67) hubiera mejorado en Ruido, Escombros, Contaminación Visual (3,0); Basuras, Contaminación aire, falta de arboles (3,1) si esas tareas, la mayoría en manos de la secretaria de “desgobierno”, las hubiera asumido, y sacado de la politiquería, un Instituto Municipal de Promoción y Defensa del Espacio Público; coligado queda pendiente la cultura ciudadana (Pág. 85 a 89). Ya desde mi visión, se falla al insistir en la construcción de vías para ese 11% con carro particular: la salida es privilegiar el transporte público, masivo y de calidad.
Empero, es muchos más, lo positivo. Le correspondió a Israel un durísimo periodo de “vacas flacas” y desempleo: ¿Lo enfrentó?, Si: la tasa bajó de ese 21% del 2010, obviamente a Vásquez le corresponde concentrase por 4 años en romper esa constante histórica del desempleo, por ejemplo queda una tarea: sólo el 19% de los jefes de hogar pasan de la formación en secundaria, lo cual alerta sobre la calidad de mano de obra. En seguridad, tenemos los menores índices de homicidios en 25 años. La gestión social se notó. La gestión en pos de los mega jardines, los 5 mega colegios quedaran como impacto a corto, mediano y largo plazo: son “la obra” de éste alcalde. Habrá que desarrollar procesos estructurales para ese 38% de hogares sin casa propia, pero se hizo una enorme tarea en vivienda ; El estadio; etc.
El balance de Israel Londoño ya lo hizo la ciudadanía: Su imagen positiva es de 7 sobre 10, un  escaso 22% descalifica su gestión. (Págs. 102-4 de Pereira Cómo Vamos 2011). Su nota final es “S” de  “Sobresaliente”. Vásquez, mediando Dios y el universo, lo hará  igual o mejor.

Comentarios