En vida hermano, en vida No. 7 LOS DOS JAIMES


En vida hermano, en vida No. 7
LOS DOS JAIMES
@orlandoparrag ciberplural@gmail.com
Curioso. Ambos son profes. Ambos tienen una edad cercana. A ambos los conozco desde los 80. Ambos ya tienen un legado. El uno la mayor –¿y única?- biblioteca sobre autores regionales que existe, el otro el mejor –en pruebas- colegio público de Pereira. El uno Ochoa, el otro Bedoya.

Los dos se han ido tranquilizando con la edad. Ambos eran cercanos a lo iracundo hace 30 años. No 20 sino 30!...Ochoa me bajó de un grito -¿con estrujón? ¿Jalón de orejas?...- una vez cuando el muchachito que ahora escribe estaba subido sobre una de las mesas de trabajo de “artes” en el INEM, en 1982? 3?...El otro, cuando manejaba el comunitario (¿nocturno?) de San Luis –lo que hoy en día es el gran colegio del sur occidente- tenía una fama de gruñón que medio alcancé a experimentar cuando en 1987? 8? fui a darles una conferencia a sus estudiantes. Creo que en ese momento de sus vidas ninguno sabía lo que llegarían a ser hoy: Sólo “controlamos” los 3 siguientes segundos de nuestra existencia…

Un Jaime, el Ochoa ha ido reuniendo durante décadas y tras una larga y paciente búsqueda, sumada a la consulta e investigación de las fuentes originales de nuestra historia literaria una  colección de libros y autores que cuenta con más de veinte mil (20.000) libros –creo que me honro estar por ahí: en unos libros que Jaime, me dijo, encontró en un “agáchese”…- los cuales constituyen un amplio panorama de lo que ha sido el quehacer del Eje Cafetero, nuestra idiosincrasia e identidad cultural. Parte de esa colección ha sido expuesta en la Feria Internacional del Libro, en la FILBO, de Bogotá; hoy, tras denigrantes peregrinajes que he vivenciado y sufrido con Jaime, ésta biblioteca se encuentra disponible en el antiguo Edificio de Rentas, actual Palacio de la Cultura Alberto Mesa Abadía (Cra. 10 con calle 17).

El otro Jaime, el Bedoya llegó al colegio José Antonio Galán –colegio público rural en la vía a Armenia-  hacia 1992. Hace 20 años –que no son na’a- . Allí ha liderado la formación de sus estudiantes con la ayuda de una excelente (y reciamente disciplinada) cúpula de “apóstoles de la docencia” –Jaime sólo mantiene ese tipo de profe’…- formando tanto en la parte académica, como en la de valores a cada uno de ellos. La jornada extendida, las horas democráticas, los procesos de “más estudio” han logrado que desde 1996 sea el UNICO Colegio público que año tras año se encuentra entre los niveles Alto, Superior y Muy Superior en las pruebas ICFES. Sorprendente, pero cierto. Ese es el producto de la lucha liderada por Bedoya y su equipo de trabajo, una lucha que sus “mozuelos” dicen en “Care Libro”, nunca se olvidará.

Conozco ambas casas, ambas familias. De la de Ochoa recuerdo que habitaba en una Buhardilla, pero medio subterránea la cual daba a un patio trasero el cual se veía a través de una ventana-gato: ¡Una ventana en la que siempre había un gato!. Los Bedoya los he visitado en 3 casas distintas. Hoy viven a cuadras del colegio en una casa-finca dominada por unos grandes canes. El uno los gatos, el otro los perros, pero ambos con unos enormes lazos con sus familias. Ese es seguramente otro legado. El ejemplo que nos dan de la importancia del escenario familiar. De la enorme necesidad de persistir, a veces contra viento y marea, en esa unidad emocional clave para nuestra sobrevivencia. ¡Que Dios Universo les dé todo lo que se merecen!

Es este también un homenaje a dos de sus amigos fallecidos. El escritor Eduardo López Jaramillo y el ex Rector Humberto Bustamante.

Add: Año uno de ésta serie creada en homenaje a Roberto Arenas Mejia.

Comentarios