Lo extorsiona un "periodista" ...?...grabelo...y DENUNCIELO POR EXTORSION!

Extorsionistas que avergüenzan al periodismo

El maestro Hernán Castaño Hincapié, Jefe de Redacción emérito de LaTarde y en cuya memoria existe un premio regional, decía que “el periodismo es un apostolado”. Enseñaba a sus discípulos a consagrarse a sus deberes por “vocación”, nunca por “ambición”. Recalcaba la gran responsabilidad social que reposa tras las palabras impresas o pronunciadas en la radio y la televisión e invitaba a obrar siempre con el más profundo respeto hacia el público.
Pero antes y después de los grandes comunicadores como Don Hernán, han existido en el mundo sujetos que irrespetan su legado de honestidad y se valen de la plataforma privilegiada de los medios de comunicación para extorsionar y enriquecerse.
Presionan a sus víctimas con calumnias sistemáticas. Las pisotean, humillan y sofocan para forzarlas a pagar por anuncios que no habían contratado previamente. Los funcionarios públicos son los más vulnerables; por miedo a ser excluidos de la carrera administrativa o por la necesidad de conservar una buena imagen si algún día optan por lanzarse a la política, se ven inducidos a contratar pauta sin otra consideración distinta al temor.
La Corte Constitucional dice que la libertad de opinión es un derecho con límites. Por ningún motivo se puede considerar absoluto. “No puede entenderse que quien hace uso de esta libertad está autorizado para atropellar los derechos de los otros miembros de la comunidad, sacrificando entre otros, los derechos al buen nombre y la honra”, sostiene en la sentencia T-110 de 2015, con ponencia del Magistrado Jorge Iván Palacio.
Los agredidos son tímidos. Guardan silencio. Prefieren evitar que el maleante “se ensañe”. En el mejor de los casos formulan denuncias por injuria y calumnia, cuya modesta pena mínima de 16 meses permite que raras veces los delincuentes terminen encerrados. Además, las condenas son pocas.
Existe una alternativa mejor para defenderse. Cuando un empresario o un servidor del Estado sea objeto de ataques por parte de algún periodista o columnista que se valga de mentiras para constreñirlo con el fin de obtener a cambio prebendas o pagos indebidos, puede considerar la posibilidad de denunciarlo por el delito de extorsión. La pena va de 192 meses (16 años) a 288 meses (24 años) de prisión y no admite excarcelación. ¡Eso sí les duele a los hampones!.
La única forma de obligar a los deshonestos a respetar la dignidad de los sagrados derechos de información y opinión es poniéndolos tras las rejas.

publicada en http://www.latarde.com/opinion/columnistas/juan-fernando-gonzalez-g/150669-extorsionistas-que-avergueenzan-al-periodismo

Comentarios