Querido Alejandro Gaviria Ministro de Salud

¡Seguimos en Urgencias!

Querido Alejandro. Insisto en que un Ministro NO está para conocer lo que sucede en una clínica. Pero en fin, te voy a hacer caso, y de una vez le voy a contar o a recordar a mis lectores.
“Mi padre antes de morir no pudo entrar a la clínica Comfamiliar, a la cual ayudó a fundar. De hecho hay una placa en la entrada de agradecimiento a él. Al papá de JP no fue posible que lo hospitalizaran en los Rosales antes de morir: le tocó buscar influencias para que lo recibieran”: ya había sabido de amigos que les tocó llamar al máximo dirigente de una entidad para obtener una cama en una UCI, etcétera
Soy usuario de SaludCoop, ahora Cafesalud, hace unos 15 años. Pocas veces recurrí a urgencias o mis padres (80 años promedio) y defendía su servicio… hasta los últimos meses. En septiembre urgencias, reanimación y observación en su clínica de Pereira era “mala” para las situaciones graves y “pésima” para quienes podían esperar ¡por horas!. De hecho a los pocos días, con un activo rol de la personería y la defensoría se cerraron por horas o días: otro de una serie de cierres. El servicio de hospitalización era “presentable”. Pero éste Diciembre pasamos de mal a peor. La situación en Urgencias NO mejora: una enfermera decidía el nivel del Triage. Encontré una señora de unos 70 o más años que llevaba 12 horas esperando ser atendida en Urgencias: ¡de la palabra Urgente por Dios! Y hospitalización empeoró: debido a que la clínica (de unos 5 pisos, 2 torres, supongo que unas 100 habitaciones) tiene una déficit superior a 16 médicos (http://ow.ly/WGEzG ) Me encontré una pobre médica con el don de la ubicuidad: atendía en el piso 3 de una torre y en el 4 de otra: por horas nunca la vi y un medicamento que se debía dar cada 3 horas tardó más de seis en llegar …y luego un médico que había atendido SÓLO por horas urgencias fue enviado, al finalizar su jornada, a cubrir la guardia de hospitalizaciones en un piso. ¡Pobre médico! Eso sin olvidar camas en mal estado, botones de emergencia que no funcionan, extractores dañados, aires acondicionados desaparecidos o sin funcionar como en los quirófanos, con temperaturas de más de 30 grados, etcétera ¡pobres pacientes!...
He encontrado personal médico angelical y otros que hacían la tarea o la hacían a regañadientes: igual jamás justificaré una agresión verbal o física contra ellos o ellas. En fin, mi estimado, creo que el tema ha desbordado a la secretaria de salud departamental y a la Supersalud en cuyo 018000 dicen sólo operar cuando “se niega el servicio” y no cuando también “se niega el servicio” al hacerlo inoportuno o a medias..
Un abrazo para su merced y para usted querido lector… ¡disfruten el 2016!
Publicada (y enviada informalmente al Ministro) en http://www.latarde.com/opinion/columnistas/orlando-parra/163710-seguimos-en-urgencias el 7.01.2016

Comentarios