2016/02/23

#Planeación #PlandeDesarrollo Sancocho insípido o pensar en grande

Sancocho insípido o pensar en grande

La equivocación de los gobernantes al armar sus planes de desarrollo.
¿Usted recuerda lo que hizo algún alcalde nuestro? De los de ahora, de los de después de 1994?... de pronto recuerda a Martha Elena y la gran intervención de Ciudad Victoria (nunca entendí ni entenderé ese nombre)… ¿y a los demás?... pero usted sí recuerda la cultura ciudadana de Mockus, el transmilenio y las bibliotecas de Peñalosa, la Bogotá sin Hambre de Lucho y hasta la Bogotá Humana de Petro… cierto?...¿cómo es posible que se recuerde más lo hecho por los alcaldes bogotanos que por los de aquí? O qué como dice la matriarca Montoya “muy triste que a los ex gobernantes los recuerden por malas gestiones y no por cosas positivas” ... la respuesta es un documento llamado Plan de Desarrollo y especialmente su eje central o transversal.
Los gobernantes en Pereira, y sus equipos, han construido sus planes de desarrollo como sancochos: una yuca, un plátano, la papa, algo de carne, etcétera… y finalmente queda un sancocho que sabe a todo un poquito, es decir, no sabe a nada. ¿Porqué la ciudad ha carecido de una “Pereira Culta y Ciudadana”; “Pereira móvil y accesible”; “Pereira, la más educada”; “Pereira sin hambre”; “Pereira Humana”… o como lo relaté hace unas semanas “Pereira, primero los niños”, o como propone Fuete Jr. “que cuide la naturaleza? Ha faltado centralizarse, un eje, gerencia. Ha faltado que el alcalde centre su accionar en un eje para que los resultados se vean.
Lo mismo ocurre a nivel departamental. ¿cuál gobernador recuerda usted?. De pronto a Gálvez, tal vez a Carlos Arturo pero es la misma falencia, la falencia del sancocho insípido.
Este es un asunto que está lejos de ser de los secretarios de Planeación o de los equipos de planeación municipal o departamental. Es del gobernante. Del electo. Es el gobernante el que desde que se lanza o apenas aterriza de la campaña y se dice “¡gané! Ahora sí ¿pa’ donde es que voy?” debe tener la meta clara: Mockus tenía claro que era recuperar la cultura ciudadana, Peñalosa la movilidad, Lucho Garzón el hambre…Uribe la seguridad y derrotar “las far”; Fajardo educar; así sucesivamente, el gobernante debe tener en su corazón, en su emoción, en sus sentimientos, en lo más profundo de su ser, algo que lo mueve, y que el universo le da la oportunidad –plasmada en el apoyo de las mayorías que lo eligieron- de poner en marcha. Sin ese norte claro… ¿otro sancocho?...
Que hay que abrir espacios de concertación con “tuti il mundi” sí, así es, pero la línea trazada por el gobernante es superior a cualquier escenario, para eso sí es su equipo de planeación, para poner en marcha su idea central. Me dicen que Sigifredo tiene como meta “el occidente”, pues excelente si centra su emoción y la plasma en el Plan de Desarrollo, en su eje estructurante, en la agenda, en el presupuesto hacia esos municipios, demuestra para qué sirve hoy en día la gobernación, sería muy importante si así supera la irresponsabilidad de sus antecesores de priorizar politiqueramente el Área Metropolitana: “porque aquí están los votos...a futuro” (...).
Es igual para cada alcalde. Cada uno necesita tomarse un espacio, un tiempo, un yo con yo, y en la soledad del poder, poner ese poder en un sendero llamado Plan de Desarrollo, Presupuesto, Priorización en la Agenda Diaria… y es en un solo tema, para los demás están los secretarios, los gerentes porque si el gobernante trata de caminar por varios senderos, hacía varias metas…en 4, 8 o 20 años tampoco recordaremos qué fue lo que hizo perdiendo él y perdiendo -otra vez- todos nosotros
Publicada en http://www.latarde.com/opinion/columnistas/orlando-parra/165751-sancocho-insipido-o-pensar-en-grande
y en http://www.lapatria.com/columnas/257001/sancocho-insipido-vs-grandeza

No hay comentarios.: