la sociedad que hemos construido. La del todo por la plata.

¿No me importa si roba con tal de que haga?

Los “Cómo Vamos” son observatorios privados que buscan medir de manera técnica, objetiva, seria y sistemática sus principales indicadores de calidad de vida; hacen seguimiento independiente a un plan de gobierno; comparan en el tiempo con óptimos estándares nacionales o internacionales; permiten evidenciar qué tanto el mismo ciudadano –usted- está influyendo en su entorno y cómo se reconoce, cómo se está comportando, si verdaderamente es crítico, es propositivo, responsable y ejerce la ciudadanía; todo esto va más allá del desempeño de un sólo individuo llamado Alcalde (o alcaldesa)
Además los “Cómo Vamos” tienen una Encuesta de “Percepción”: acción, consecuencia de percibir, de recibir mediante los sentidos las imágenes, impresiones o sensaciones externas; así puede que las personas encuestadas por Pereira Cómo Vamos tengan esa triste “percepción” del ciudadano alcalde Enrique Vasquez… ¿Usted estudia, o estudió? ¿Recuerda cuando a una persona le ponían 1,4 ó 1,6 ó 2,4 sobre 10? …¿recuerda?...¡Jamás le pondría semejante nota!.
¡Tampoco voy a defender ésta administración! ¡O a Vásquez!...¡Él y ella se defienden solos sin necesidad de ayuda!. De hecho, así como he respaldado, he disentido de ciertas posturas de una administración municipal a la cual dada la insistencia de amigos que llevan a Pereira en el alma como Germán Calle, Marino Muñoz, Beatriz Ramírez, Néstor Javier Arango, entre otros, acepté –con dudas y sólo desde Marzo del año anterior- asesorar en un tema tan complejo como el del “Espacio Público”.
Con dudas porque en toda Latinoamérica el fenómeno macro económico ligado a las inmensas fortunas del contrabando que se expresa en las calles de nuestras ciudades a través de los mayoristas con sus vendedores informales o comerciantes callejeros (y con usted que se la pasa comprando en la calle), requiere una acción policial nacional e internacional, sumada a macro inversiones de formalización, conjugadas con ejercicios puntuales pero constantes de autoridad, y a una institucionalidad que una ley recomendó construir desde 1988 y que en Pereira, tras más de 25 años, nuestros dirigentes públicos y privados tampoco construyen.
Dicha asesoría, tomados uno que otros de sus consejos, ilustrado con nuestro parecer una que otra vez; cesa éste 31 de diciembre: Lo que se dejó de forjar en los primeros cien días de gobierno, lo que se dejó de priorizar el primer año en los planes estratégicos… difícilmente lo hará -en Colombia- cualquier administración en su año final -terriblemente electoral- y menos en Pereira con una modernización de su alcaldía clave, esencial, pero absurdamente retrasada.
Como se puede leer puedo disentir, he disentido y disentiré del “gobierno Vásquez”, así como lo he hecho y haré siempre, en público y/o en privado de cualquier alcalde ó gobernador (…). Empero, el capital de éste señor sigue siendo su honestidad. Puede que a muchas personas al “percibir” a un gobernante poco les importe si es honesto o no. Esa es la sociedad que hemos construido. La del todo por la plata. La del “no me importa si roba con tal de que haga”...Para quien aquí escribe, en tanto sea honesto, pasará -“así sea raspando”- cualquier “percepción”.
Jueves 11 de Diciembre de 2014 en http://www.latarde.com/opinion/columnistas/orlando-parra/143497-no-me-importa-si-roba-con-tal-de-que-haga 

Comentarios