#Islam #Yihad Estados Unidos nunca pidió disculpas, ni mucho menos reconoció la matanza de civiles.

La guerra con el Islam radical
NUEVA YORK – El primer ministro francés Manuel Valls no hablaba metafóricamente cuando dijo que Francia está en guerra con el Islam radical. De hecho, hay en marcha una guerra declarada, de la que los atroces ataques terroristas en París fueron parte. Sin embargo, como la mayoría de las guerras, esta no es solo cuestión de religión, fanatismo e ideología. También lo es de geopolítica, y en la geopolítica reside su solución definitiva.
Crímenes como los cometidos en París, Nueva York, Londres y Madrid (incontables ataques a cafés, centros comerciales, autobuses, trenes y clubes nocturnos) son una afrenta a nuestros valores humanos más básicos, ya que suponen el asesinato de inocentes a sangre fría y buscan esparcir el miedo en toda la sociedad. Estamos habituados a decir que son obra de lunáticos y sociópatas, y nos repele la sola idea de que puedan tener una explicación más allá de la demencia de sus perpetradores
Pero en la mayoría de los casos, el terrorismo no es fruto de la demencia, sino un acto de guerra, aunque una guerra librada por débiles, en vez de ejércitos y estados organizados. El terrorismo islámico es un reflejo, incluso una extensión, de las guerras actuales de Medio Oriente. Y con el involucramiento de potencias externas, esas guerras se están convirtiendo en una única guerra regional, que todo el tiempo se transforma, se expande y se vuelve cada vez más violenta.
Desde el punto de vista yihadista (aquel que, por ejemplo, musulmanes estadounidenses o franceses pueden adoptar en campos de entrenamiento en Afganistán, Siria y Yemen) la vida diaria es ultraviolenta. La muerte es cosa de todos los días, y procede a menudo de las bombas, los drones y las tropas de Estados Unidos, Francia y otras potencias occidentales. Sus víctimas suelen ser “daños colaterales” inocentes de ataques occidentales sobre casas, bodas, funerales y asambleas comunitarias.
En Occidente odiamos reconocer (y la mayoría se niega a creer) que nuestros líderes llevan un siglo destruyendo vidas musulmanas como si nada, en incontables guerras y choques militares instigados por la prepotencia occidental. ¿Qué mensaje transmite a los musulmanes la invasión comandada por Estados Unidos a Irak en 2003? Más de 100.000 civiles iraquíes (según un cálculo muy conservador) murieron en una guerra que se basó en afirmaciones totalmente falsas. Estados Unidos nunca pidió disculpas, ni mucho menos reconoció la matanza de civiles.
Pensemos si no en Siria, donde se estima que la guerra civil (impulsada en buena medida por Estados Unidos, Arabia Saudita y otras potencias aliadas) ya dejó 200.000 sirios muertos, 3,7 millones de refugiados y 7,6 millones de desplazados internos. Desde 2011, la CIA y los aliados de Estados Unidos pusieron armas, financiación y entrenamiento para tratar de derribar al presidente Bashar Al Assad. Para Estados Unidos y sus aliados, la guerra es poco más que una batalla a través de intermediarios para debilitar a los protectores de Assad: Irán y Rusia. A los civiles sirios les tocó ser carne de cañón.
Mucho antes de que en Occidente hubiera terrorismo islamista, el Reino Unido, Francia y Estados Unidos apelaban a estratagemas diplomáticas y organizaban golpes de Estado, guerras y operaciones encubiertas en Medio Oriente para afirmar y mantener el control político de Occidente sobre la región. Es una historia sórdida que los historiadores conocen, pero la mayoría de los occidentales ignoran (en buena medida, porque muchas de las intervenciones fueron secretas). Desde la caída del Imperio Otomano, un siglo atrás, las potencias occidentales buscaron controlar Medio Oriente por una variedad de motivos, entre ellos el uso del petróleo, el acceso a rutas marítimas internacionales, la seguridad de Israel y la competencia geopolítica con Rusia en Egipto, Siria, Irak e Irán.
Estados Unidos tiene más de veinte bases militares en seis países de la región (Afganistán, Baréin, Yibuti, los Emiratos Árabes Unidos, Omán y Turquía) e importantes despliegues militares en muchos otros, incluidos Egipto, Kuwait, Qatar y Arabia Saudita. Washington lleva décadas financiando la violencia; armó y entrenó a los muyahidines en Afganistán para combatir a los soviéticos (con lo que, en la práctica, creó al precursor de Al Qaeda); impulsó la Guerra de Irak e Irán en los ochenta; invadió Irak en 2003; trata de derribar a Assad desde 2011; y en los últimos años, a todo esto agregó sus implacables ataques con drones.
El hecho de que los atentados yihadistas en Occidente sean relativamente recientes (todos ocurrieron más o menos a lo largo de la última generación) indica que son un contragolpe (o al menos, una extensión) de las guerras de Medio Oriente. Con muy pocas excepciones, los países atacados son aquellos que participaron en las operaciones militares occidentales posteriores a 1990 en Afganistán, Irak, Libia y Siria. Los terroristas mismos describen sus acciones en términos políticos, a los que casi nunca prestamos atención; de hecho, es común que sus palabras apenas aparezcan en las noticias. Pero lo cierto es que en casi todos los ataques en Occidente, o contra embajadas y personal occidentales, los terroristas declararon que lo hacían en represalia por la interferencia occidental en Medio Oriente. En París aludieron a las operaciones de Francia en Siria.
Que quede claro: las acciones de Occidente no dan al terrorismo islamista ni pizca de justificación. Señalo esas acciones para explicar cómo ven los terroristas los atentados en Occidente: como la violencia de Medio Oriente llevada a otro frente. Un frente que, en gran medida, creó Occidente, dando armas a sus facciones favoritas, iniciando guerras por intermediarios y segando incontables vidas de civiles.
Para poner fin al terror del Islam radical hay que poner fin a las guerras de Occidente por el control de Medio Oriente. Felizmente, la Era del Petróleo se está terminando. Debemos acelerar la llegada de su fin: la seguridad climática exige que dejemos enterrados la mayor parte de los combustibles fósiles. Además, los otros viejos motivos para la interferencia occidental ya no son válidos. El Reino Unido ya no necesita proteger sus rutas comerciales a la India colonial, y Estados Unidos ya no necesita un cinturón de bases militares para contener a la Unión Soviética.
Es hora de que Occidente deje al mundo árabe gobernarse a sí mismo y elegir su camino sin interferencia militar occidental. Y hay buenos motivos para creer que un Medio Oriente árabe que se autogobierne elegirá sensatamente convertirse en una pacífica encrucijada global de caminos y en un socio para la ciencia, la cultura y el desarrollo.
El mundo árabe ya tuvo ese papel benéfico en el pasado y puede volver a hacerlo. La región está llena de gente talentosa, y su abrumadora mayoría quiere seguir con sus vidas en paz, educar y criar a sus hijos en salud y seguridad, y participar en la sociedad global. Sus objetivos (prosperidad y seguridad humana) son iguales a los nuestros.
Traducción: Esteban Flamini

Comentarios